Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Con más pena que gloria concluyó ayer el paro de labores en los juzgados de Managua, cuyos trabajadores no lograron más que promesas del vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, lo que generó un descontento generalizado, reclamos y recriminaciones, a tal punto que algunos sectores anunciaron que seguirán en huelga, aunque la dirigencia sindical no quiera.

Tan molestos estaban los trabajadores, que Valeria Segovia Ruiz le reclamó al secretario general del sindicato “Justo Rufino Garay”, Enrique Gutiérrez, los dos meses de cotizaciones que le han deducido de su salario sin su autorización, pero la respuesta que obtuvo fue que el sindicalista “la corrió” de la asamblea que tenían en ese momento, y después le preguntó si lo estaba amenazando, porque la joven le anunció que reclamará su derecho en la vía correspondiente.

“Merecemos respeto de la Corte Suprema de Justicia, como profesionales, como hacedores de justicia, porque aquí no sólo están los jueces, sino también los secretarios y el personal de apoyo procesal, y no es posible que después de todo esto nos vengan a decir que talvez nos dan un simple 10 por ciento (de aumento salarial)”, reclamó Roberto Turcios.

Agregó que unos cien trabajadores del archivo de asuntos fenecidos, ubicado en Plaza España, seguirán en paro “para obtener resultados y no promesas”, posición que ayer tarde asumieron los secretarios penales y civiles del Complejo Judicial Nejapa, quienes anunciaron que hoy irán a la Corte, pero habrá que ver si lo hacen.

Los sindicalistas de Nejapa levantaron el paro inmediatamente después de que Solís prácticamente los “reprendió” al decirles que él tenía voluntad de resolver los problemas de los trabajadores, pero que trabajaran, “porque sólo eran pedir, pero cuando se les pide resolver, no resuelven”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus