•  |
  •  |
  • EFE

Más de la mitad de los 40 millones de habitantes de Centroamérica viven en condiciones de pobreza y sufren algún tipo de exclusión o marginación social, según revelan datos de organismos internacionales.

La región, no obstante, presenta casos como el de Costa Rica, con uno de los mejores índices de desarrollo humano de Latinoamérica, pero, también, como los de Honduras, Guatemala o Nicaragua, tres de los países más pobres del hemisferio americano, como se desprende de estadísticas oficiales y de organismos dependientes de la ONU.

Además de la pobreza, la violencia protagoniza la vida cotidiana en países como Guatemala y El Salvador, donde mueren asesinadas una media de 16 y 10 personas al día, respectivamente, según las autoridades.

De acuerdo a diferentes organismos de la ONU, Centroamérica es la región donde existe la mayor desigualdad social del planeta. En Guatemala, el país más poblado de la región, con casi 13 millones de habitantes, y la economía centroamericana más fuerte con un Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de 2.535 dólares, casi 7 millones de personas son pobres y 2 millones viven en extrema pobreza.

Con más de un millón de niños que sufren algún grado de desnutrición, y una tasa de analfabetismo del 24 por ciento, el sector que más sufre la exclusión social es el de los indígenas, que representan casi la mitad de la población del país, según las fuentes.

El 58 por ciento de los pobres son indígenas y de los que viven en la extrema pobreza el 72 por ciento pertenecen a ese mismo grupo, integrado por 23 etnias mayas, realidad que reconoce el Gobierno guatemalteco en sus informes oficiales.

Nicaragua, con una población de algo más de 5 millones de habitantes y un PIB per cápita de 955 dólares, tiene algunos de los indicadores sociales peores de Latinoamérica, con un 61 por ciento de pobres, de los cuales el 15 por ciento sufre condiciones de extrema pobreza, admite el gobierno de Managua.

El canciller Samuel Santos, dijo recientemente en la Unesco que la tasa de analfabetismo afecta a un 33 por ciento de los ciudadanos y cerca de medio millón de niños no asisten a la escuela.

Desnutrición en Nicaragua

Según los últimos datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), casi 1,4 millones de nicaragüenses, el 27 por ciento de la población, padece desnutrición, lo que constituye el nivel más alto de Centroamérica.

El Salvador, con 5,7 millones de habitantes y un PIB per cápita de 2.469 dólares, el 30,73 por ciento de la población vive en la pobreza -9,55 en pobreza relativa y con 21.18 en pobreza extrema-, según datos oficiales.

La tasa de analfabetismo en El Salvador es del 6 por ciento entre los jóvenes de 15 a 24 años y de un 16 por ciento para los adultos entre 25 y 59 años, revelan informes del Ministerio de Educación.

Exclusión indígena

En Honduras, con un PIB per cápita de 1,138 dólares, la pobreza afecta al 63 por ciento de sus poco más de 7 millones de habitantes, según datos oficiales y de la ONU.

El sector más marginado o excluido de la población es el de los indígenas, representados en unas ocho etnias, de las que algunas, como los tawahka, tolupanes y pech, están en peligro de extinción, situación reconocida por las autoridades.

La tasa oficial de analfabetismo oscila entre el 20 y 24 por ciento y afecta principalmente a poblaciones rurales donde el índice supera el 80 por ciento.

Costa Rica es de lejos el país más desarrollado socialmente de la región, con unos índices elaborados por el Programa de Naciones Unidos Para el Desarrollo (PNUD) que le sitúan en los primeros lugares de toda Latinoamérica.

Con algo más de 4 millones de habitantes y un PIB per cápita de 4.634 dólares, el índice de pobreza es algo menor al 20 por ciento, del que un cinco por ciento es de pobreza extrema, y la tasa de analfabetismo es del 4 por ciento.

De acuerdo al último informe mundial sobre Desarrollo Humano del PNUD, Costa Rica ocupa la cuarta mejor posición en Latinoamérica, tras Argentina, Chile y Uruguay.

Panamá es el país menos poblado de Centroamérica, después de Belice, con 3.228.000 habitantes, un PIB per cápita de 4.796 dólares, un crecimiento económico del 8 por ciento, además de una fuente de ingresos como la del canal interoceánico que, según el Gobierno de este país, deja anualmente más de 1.500 millones de dólares.

Esos datos le convierten en el país de la región más próspero en teoría, pero en la realidad con mayor desigualdad social o desequilibrio en el reparto de su riqueza, con un 40 por ciento de la población en condiciones de pobreza, según el PNUD, y un salario mensual medio de unos 400 dólares, de acuerdo al Ministerio de Trabajo. La tasa de analfabetismo en Panamá es del 7 por ciento entre la población mayor de 15 años, según datos de la UNESCO.