•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END / AFP

Costa Rica, El Salvador y México pusieron objeciones al contenido de la declaración final de la cumbre presidencial de seguridad alimentaria que concluyó este miércoles en Managua con una serie de propósitos para enfrentar la crisis alimentaria.

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, dijo que discrepa de ciertos juicios de valor que se han planteado en la Cumbre Presidencial sobre soberanía y seguridad alimentaria, que se desarrolló en Nicaragua.

"Se emiten juicios de valor que no comparto", dijo Arias. También pidió que se excluyera el nombre de Costa Rica de la reunión de presidentes. "Prefiero que se excluya el nombre de mi país".

El presidente Daniel Ortega, tras escuchar las palabras de su homólogo Oscar Arias, dijo que "Costa Rica se mantiene en este foro".

Luego pidió que le pasaran el micrófono al presidente costarricense para que dijera que no iba abandonar la reunión y así evitar malas interpretaciones por parte de los periodistas. "Después van ha decir que Costa Rica rompió relaciones con la cumbre", dijo Ortega.

ALBA contra libre comercio
Arias, en declaraciones a la prensa luego de a la reunión, dijo que los países miembros de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) que impulsa el presidente venezolano Hugo Chávez, "no creen en el libre comercio".

No obstante, Arias saludó una propuesta venezolana de siete puntos entre los que destacan un ofrecimiento de 100 millones de dólares para apoyar las iniciativas que surjan en la región para aumentar la producción de alimentos, así como la creación de un fondo de "petro-alimentos" por gobiernos productores de petróleo.

Ortega dijo también que El Salvador también tenía objeciones al documento -las cuales no mencionó- mientras que la canciller mexicana, Patricia Espinoza, manifestó su desacuerdo de que la iniciativa venezolana fuera anexada a la declaración porque se trataba sólo de una propuesta.

Bolivia y Ecuador
En hora de la mañana el presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo que "el capitalismo es sinónimo de muerte", para añadir que "si los presidentes no entendemos la grave situación alimentaria en nuestros países estoy seguro que no vamos a poder resolver el problema".

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que la crisis alimentaria se debe a la "mala distribución de las riquezas" y lo achacó a los sistemas perversos" que derivan de las decisiones "políticas".

La cumbre presidencial de seguridad y soberanía alimentaria fue organizada por el gobierno de Daniel Ortega para discutir mecanismos de apoyo que permiten hacer frente a la escasez y carestía de productos de consumo.

El encuentro finalizó tras cinco horas de debate de las 17 delegaciones asistentes.