Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Aterrados de que les pasara lo peor. Así se puede afirmar que renunciaron a sus cargos los ex directivos del Banco Central de Nicaragua (BCN), Enrique Salvo, Evenor Valdivia y Javier Morales, quienes consideraron “insostenible” su permanencia en la entidad por el clima que respiran sus antecesores y que les huele a cárcel.

EL NUEVO DIARIO conoció los principales fragmentos de las cartas de Salvo y de Valdivia, presentadas al Presidente de de la República, Daniel Ortega, a través del titular del BCN, Antenor Rosales.

Con claridad: los Cenis

“Las circunstancias que se viven en el país y específicamente todo lo relacionado a una renegociación de la deuda interna, por lo que ocurre actualmente con nuestros antecesores, vuelven insostenible mi permanencia en este cargo”, dice textualmente la carta de uno de los ex directivos.

“El clima que se respira en el país y en el banco (BCN) particularmente, es difícil en el actual contexto y prefiero por ello no continuar como miembro de este Consejo Directivo”, indica la otra misiva.

La Fiscalía ha anunciado que para junio próximo presentará una acusación formal en contra de varias personas por el caso de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis). La Contraloría estableció presunción penal en contra del antiguo Consejo Directivo del BCN, integrado por Mario Alonso, Eduardo Montealegre, Gilberto Cuadra, Silvio Conrado, Benjamín Lanzas y Ricardo Parrales, por haber renegociado la deuda interna derivada de la emisión de esos títulos.

“Quiero solicitarle que en mi nombre, presente ante el Presidente de la República y la honorable Asamblea Nacional, mi voluntad de hacer efectiva a partir de esta fecha mi renuncia de carácter irrevocable a mi cargo de miembro del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua”, dice en sus inicios una de las misivas.

Salvo, Valdivia y Morales eran los tres representantes del sector privado en el BCN, que es integrado por seis funcionarios. Los otros tres directivos son Rosales, el ministro de Hacienda, Alberto Guevara y un tercer miembro que nunca fue nombrado. Actualmente el BCN no cuenta con quórum para tomar decisiones importantes.

Economistas independientes señalaron que el riesgo que corre el BCN sin su Consejo Directivo completo, es que los incumplimientos de reformas estructurales como el atraso en la aprobación de la Ley Antifraude, más tres o cuatro disposiciones adicionales, implicará serios problemas financieros para la nación, pues no existen divisas líquidas de libre disponibilidad de parte de los cooperantes, y tampoco se pueden subastar letras.

Una fuente del BCN que pidió el anonimato, discrepó de esta aseveración, y explicó que por este año la colocación de títulos no tendrá mayores variantes, pues el Consejo Directivo a través del Comité de Operaciones de Mercado Abierto, aprobó los montos a colocar y que por tanto no hay porqué preocuparse.

“Lo que sí es grave es el mensaje que se está enviando al exterior sobre la situación del país, porque demuestra una inestabilidad por todos sus flancos, y eso genera mucho temor entre los organismos multilaterales y los cooperantes”, dijo esa fuente.

Presidente de Comisión Económica “muy preocupado”

El presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, dijo estar sumamente preocupado por la situación que se vive en el BCN, porque esto se convierte “en otro problema más que resolver para mantener la institucionalidad del país”.

Indicó que la situación que atraviesa el banco no genera tranquilidad ni en la clase empresarial ni en los organismos financieros, que han visto al BCN como una entidad, responsable, profesional y confiable.

“Nadie quiere caer preso”

Representantes de las diversas cámaras empresariales aglutinadas en el Cosep, señalaron que los representantes del sector privado en el Consejo Directivo del BCN, renunciaron porque no hay seguridad jurídica que respalde sus actuaciones.

Mario Amador, Presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, señaló que la institución se encuentra semiparalizada y que los renunciantes tuvieron una poderosa razón para hacerlo.

Gilberto Cuadra, presidente de la Confederación de Cámaras de Zonas Francas Privadas, expresó:

“Ésta es una situación normal, porque esos directivos sintieron que si seguían el cumplimiento de sus obligaciones dentro de los parámetros de la ley bancaria, iban a ser luego, de acuerdo con el sistema judicial actual de Nicaragua, enjuiciados y pasados a deshonra sin necesidad”.

(Con la colaboración de Gustavo Álvarez).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus