•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN
Desde la mañana del martes último, un grupo de casi treinta indígenas tuahka tiene en carácter de secuestrado al ingeniero Ariel León Brizuela, de unos 40 años, funcionario de Save the Children, aparentemente por el incumplimiento de pago de trabajos realizados en la construcción de un proyecto de agua potable.

León está secuestrado en la comunidad mayangna Wasaking, donde se ejecuta el proyecto de agua. El lugar se localiza a unos doce kilómetros al noreste de Rosita, en la región Autónoma del Atlántico Norte.

Los secuestradores, cuyas identidades aún se desconocen, también tienen retenida una motocicleta y una camioneta de esta organización internacional.

El grupo de indígenas tuahka, en su mayoría jóvenes, aprovechó para secuestrar al funcionario de Save the Children cuando realizaba una visita a la comunidad Wasaking, para dar seguimiento a la ejecución del proyecto de agua.

Deuda es la razón
Un aparente incumplimiento de pago de tres días al grupo de indígenas que abre zanjas para colocar tubos por donde se les enviará agua al caserío de su comunidad, es la razón por la que decidieron secuestrar al ingeniero León, además de los vehículos.

Una comisión de Wasaking, presidida por el profesor Edwin Cisneros Montiel, Leonel Franklin Montiel y Aquilino Meléndez Thomas, llegó a la Policía de Rosita a manifestar que Save the Children de Rosita, se comprometió con los trabajadores de la comunidad a pagarles 80, 100 y hasta 150 córdobas por día.

Según los comisionados, después les dijeron que les pagarían con alimentos.

Sin embargo, ahora les dicen que el avance de la construcción que realiza el grupo de indígenas, es parte del aporte adquirido como compromiso por la comunidad.

“La persona que se tiene retenida en la comunidad será liberada hasta que Save the Children les pague a los comunitarios”, sentenciaron los miembros de la comisión.

Malos entendidos
Pero un comunicado de esta organización internacional con presencia en Rosita, entregado por su representante local, Javier Flores Mendoza, atribuye el hecho delictivo a “malos entendidos”.

Aseguran que Save the Children en Wasaking no se ha comprometido con pagos de mano de obra no calificada ni con alimentos, porque en este último caso, no es política del organismo realizar ese tipo de compromisos.

Señalan que el mal entendido obedece a que líderes de esta comunidad realizan una gestión independiente ante el Programa Mundial de Alimentos, PMA, y el Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, para un posible apoyo humanitario de alimentos a las familias que trabajan de manera voluntaria en el proyecto de agua potable. La gestión aparentemente no ha prosperado.

No intervenir
EL NUEVO DIARIO conoció que ayer por la tarde el representante de Save the Children en Rosita, Javier Flores, envió un escrito al jefe policial, teniente Alex Chacón Mora, solicitándole que no interviniera en el caso por las circunstancias un poco tensas, por lo que estaban tratando de resolver la situación por la vía de la comunicación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus