Máximo Rugama
  •   Estelí  |
  •  |
  •  |
  • END

Luego de intento fallido de instalar un tranque en la salida norte de esta ciudad y sobre la carretera panamericana, aproximadamente cincuenta buseros, taxistas, dueños y conductores de camiones de carga, se ubicaron a la orilla de la vía en el mismo sector.
    
Las autoridades policiales, les advirtieron que no tolerarían ni un minuto, que ellos instalaran tranques, porque se trata de una vía internacional y que sus derechos terminaban hasta donde comenzaban los de los pobladores, y que estos no tienen culpa de nada como para estar sufriendo las consecuencias de la protesta.

Los transportistas especularon que se había de doce detenidos, pero luego el jefe de la delegación policial en este departamento, Comisionado Mayor Otilio Duarte Herrera, negó esto.

“Aquí no hay ningún detenido ni algo por el estilo” aseveró de forma categórica ante los periodistas y añadió que la situación es de relativa tranquilidad.

A la vez el Comisionada Roberto José Gómez Laínez, jefe de seguridad pública de la Policía sentenció que no van a permitir que los taxistas en paro, afecten a quienes desean trabajar.

Pero después de un ligero incidente registrado en salida norte de esta ciudad, exactamente en el sector conocido como La Thompson tres transportistas fueron trasladados a la delegación policial para conversar con las autoridades policiales quienes les advirtieron que no permitirían tranques.

De igual forma les aclararon que la Policía no desea tener enfrentamientos con el sector siempre y cuando este respete las leyes y permita libre circulación.

El transportista Leonel Gámez, señaló que irán hasta las últimas consecuencias pese a lo que llamó acciones intimidatorias de la Policía y que aunque no instalen el tranque permanecerán en un plantón a la orilla de la vía internacional.

Varios taxistas que ubicaron sus unidades frente a las oficinas de la cooperativa Divino Niño, ubicada a una cuadra de la delegación policial y a orillas de la carretera panamericana, dijeron que la situación cada día se vuelve caótica y que el gobierno poco o nada se preocupa por atender lo que llamaron justas demandas.

José Reyes Treminio taxista de la cooperativa Río Piedra, desvirtuó señalamientos de que el paro sea político, sí criticó que cuando los gobiernos anteriores, los transportistas eran escuchados hasta que había sangre y que creían que el actual actuaría de otra manera.

Igual o peor ha actuado con nosotros, porque nadie quiere estar en paro de puro gusto ya que eso cansa y daña a la población dijeron.

Jorge Luis Pérez, conductor de taxi, hizo un vehemente llamado al gobierno a atender sus demandas para evitar que la economía del país y de miles de familias siga dañándose con el paro.

Isaías Moisés Molina, y Luis Mendoza de igual forma señalaron que la situación ya es insostenible y que por lo tanto el gobierno debe de escuchar el clamor de los transportistas.

"El salario se mantiene fijo, mientras los precios de los precios de consumo básico y complementarios sube y el gobierno nada hace" expresaron.

Y es que las aseveraciones de estos transportistas tienen fundamento, ya que varias amas de casa como María Rivera, Visitación Ruiz y Maura Huete, señalaron que los productos básicos se escasean cada día en esta ciudad debido al paro del sector transporte.

Además denunciaron la actitud de varios dueños de pulperías voraces quienes cada día aplican incrementos voraces en los precios de los productos básicos, y señalaron que una libra de arroz, la están vendiendo en trece córdobas, lo que está matándoles de forma indirecta.

Y mientras eso sucede y el paro del transporte sigue en lo fino, los dueños de vehículos piratas hacen sus agostos, cobrando grandes cantidades de dinero por trasladar a personas que necesitan viajar a sus trabajos, o visitar a familiares enfermos que se encuentran el hospital regional San Juan de Dios.

Simón Ramírez, quien tuvo que viajar desde Somoto para visitar a su mamá que se encuentra ingresada en el centro asistencial dijo que se vio obligado a caminar grandes distancias porque en el empalme de la carretera que va hacia Ocotal hay un tranque.

Luego desde Condega tuvo que pagar ochenta córdobas a un conductor de una camioneta que lo trasladó a esta ciudad.

Para esta tarde se anunció una reunión con representantes del gobierno y los transportistas pero no se conocieron los resultados.

Si se supo que el jefe de la Policía en este departamento Comisionado Mayor Otilio Duarte sostuvo una reunión con los presidentes de cooperativas tanto de taxi como de autobuses para señalarles que tengan prudencia en su actuar y eviten confrontarse.