•  |
  •  |
  • EFE

Las aerolíneas La Costeña y Atlantic Airlines reanudaron sus vuelos de Managua a Puerto Cabezas, en el norte del país, pese a que en esa zona, devastada recientemente por el huracán "Félix", continúan unas protestas de indígenas que han dejado al menos ocho heridos, informaron fuentes del sector.

Fuentes de las compañías dijeron que reiniciaron los vuelos de "forma normal" y que los indígenas que habían ocupado el aeropuerto de Puerto Cabezas, capital del Caribe norte, fueron desalojados por la Policía y el Ejército.

Cientos de indígenas se tomaron el pasado martes las instalaciones del aeropuerto Rigoberto Cabezas con el fin de presionar a las autoridades para que les den "un techo digno" antes de Navidad.

Los indígenas integran el "Movimiento Navidad Sin Techos", formado por unas mil familias que reclaman un presupuesto de 40 millones de córdobas (unos 2,1 millones de dólares) para comprar 100 mil láminas de zinc para 5 mil viviendas.

Enfrentamientos

Ese grupo, liderado por el diputado suplente opositor Jaime Chow, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), se han enfrentado en los últimos días en las calles de Puerto Cabezas, con piedras y manos, con indígenas del partido Yatama, aliados del gobierno sandinista.

En esos enfrentamientos han quedado heridas al menos ocho personas, según la policía. Los desórdenes continuaron hoy en las afueras del Palacio Municipal de Puerto Cabezas, sin que se haya informado de nuevos heridos.

Las protestas en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) surgen cuando faltan pocos días para que se cumplan dos meses del paso del huracán "Félix", que arrasó esa zona del país.

"Félix" azotó el Caribe norte de Nicaragua el 4 de septiembre pasado con una intensidad de categoría 5, la máxima de la escala Saffir-Simpson, y vientos de 260 kilómetros por hora, y dejó a su paso 102 muertos, 133 desaparecidos y cerca de 200 mil damnificados.

El huracán también dejó unas 20.394 viviendas destruidas o semidestruidas y daños a la infraestructura, la agricultura, la pesca y el medioambiente en 1,3 millones de hectáreas de bosques, incluida la reserva de la biosfera de Bosawas.