•  |
  •  |

Un total de 2.700 nicaragüenses fueron afectados en los últimos doce días por leptospirosis y diez han muerto como consecuencia de un brote epidémico originado en aguas contaminadas con orina de ratas, ganado y otros animales domésticos, informaron este jueves fuentes oficiales.

"En estos momentos tenemos 2.700 casos sospechosos", el 70% de los cuales se concentran en el municipio de Somotillo, 206 km al noroeste de la capital, donde se inició la epidemia, afirmó el viceministro de salud, Guillermo González.

Somotillo forma parte del occidental departamento de Chinandega, que junto con León contabilizan hasta la fecha el mayor número de infectados, aunque con menos incidencias diarias que la semana pasada.

Según el viceministro, aunque el saldo de contagiados sigue aumentando con un promedio de 225 casos por día, la curva de la epidemia está en "declive" y bajo control, lo cual no significa "que debemos contentarnos" y bajar la guardia.

La epidemia alcanzaba a ocho de los 17 departamentos del país, donde las autoridades han reforzado los servicios de emergencia para atender a los que llegan con síntomas de la enfermedad como fiebre, dolor de cuerpo, cabeza, vómito, diarrea y problemas en el hígado.

El funcionario dijo que los principales focos de infección se localizan en los municipios de Somotillo, Telica, El Sauce y Achuapa, jurisdicción de los departamentos de Chinandega y León, al noroeste de Nicaragua.

Ambas provincias fueron anegadas la segunda quincena de octubre por las fuertes lluvias que azotaron al país, lo que provocó el desborde de numerosos ríos y de inodoros rústicos que se usan en el campo, convirtiendo a la región en una charca maloliente.

Ante ello, el gobierno ordenó a las instituciones y a la ciudadanía iniciar una jornada de limpieza para eliminar las bacterias y el foco de la enfermedad, la cual aún se desarrolla en la zona, a la par de la medicación masiva que realiza el Minsa.

La jornada concluirá este fin de semana con labores masivas de limpieza en la que se proponen remover 6.000 toneladas de basura y desechos, y capacitación que se desarrollará en la zona con el apoyo de 80 mil voluntarios y brigadistas de defensa civil, ejercito y policía, anunció el viceministro.

La epidemia obligó a Honduras y Costa Rica, que limitan al norte y sur respectivamente con Nicaragua, a declarar alertas sanitarias como medida de prevención.