Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

José Luis González, Heberto Jarquín, Leoncio Vanegas, Francisco Mendoza y Yelba Tablada

El taxista Pedro Martínez Chévez, de 70 años, oriundo del reparto “Venceremos”, en la cabecera departamental de León, murió a consecuencia de un infarto agudo del miocardio la noche de este lunes en el Hospital Escuela “Oscar Danilo Rosales”.

Sin embargo, los familiares y transportistas leoneses manifestaron que Martínez fue víctima de golpes propinados por efectivos de la Policía en ese departamento, el pasado ocho de mayo durante el enfrentamiento con transportistas.

El doctor Francisco Marcial Montes, Subdirector del hospital, explicó que el paciente ingresó la noche del lunes 12 de mayo, quejándose de dolores en el pecho. El galeno también señaló que presentaba desvanecimiento producto de un infarto agudo del miocardio, pero que no presentaba lesiones, golpes ni moretones.

Según el médico, Martínez falleció minutos después de haber ingresado en el área de Medicina Interna.

Francis Martínez Rojas, hija del hoy occiso, destacó que la familia no quería realizar ningún tipo de denuncia o declaraciones. “Hemos decidido sepultar a nuestro padre tranquilamente, no queremos culpar a nadie, que las cosas así se queden, no queremos poner denuncia ni nada”, aseveró.

Represión salvaje

Sin embargo, de acuerdo con Ramiro Sánchez, transportista de la Cooperativa de Taxis “Carlos Núñez”, la Policía está actuando de manera represiva y salvaje.

“No tuvieron piedad de un anciano, fue brutalmente golpeado por los policías, lo agarraron y le volaron ‘penca’, además le quebraron los vidrios a su unidad, era el socio 091 de la Cooperativa ‘Rigoberto López Pérez’”, dijo el transportista durante el tranque que se realizaba en horas de la tarde del martes en el “by pass”.

También destacó que el anciano presentaba una lesión visible en la nariz y múltiples golpes en distintas partes del cuerpo. Asimismo, señaló que los transportistas responsabilizan de la muerte del señor Pedro Martínez Chévez, al comisionado Douglas Zeledón, jefe departamental de la Policía.

“El comisionado Zeledón Largaespada fue quien dio la orden de reprimir a los transportistas que pacíficamente estábamos protestando en la carretera”, dijo Sánchez.

Por su parte, Ángel Álvarez Pérez, presidente de la Cooperativa de Taxis “Carlos Núñez”, confirmó que Martínez Chévez fue golpeado y encarcelado el ocho de mayo, junto a 72 personas.

Zeledón se fue del país

Según fuentes policiales, el comisionado mayor Douglas Zeledón, jefe de la Policía de León, se encuentra fuera del país realizando una misión de la institución, y durante su ausencia será sustituido por el comisionado mayor Javier Obando, jefe de la Dirección de Investigaciones Económicas.

Mientras tanto, en el Caribe también se sienten los estragos por la paralización del transporte.

Más de 500 transportistas de Bluefields, Corn Island y otras comunidades de la Región Autónoma del Atlántico Sur, determinaron profundizar el paro del transporte acuático y terrestre, para exigirle al gobierno de Daniel Ortega que congele el precio de los combustibles.

“Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias y comenzaremos a tomar acciones contra aquellos colegas inconscientes que siguen trabajando normalmente, sin tomar en cuenta que nuestras demandas son justas”, advirtió Rafael Calero, uno de los dirigentes del paro, quien dijo que la protesta se prolongará durante las 24 horas.

Un camionero que circulaba por una céntrica avenida de Bluefields, se quejó porque sólo ayer martes le han perforado siete llantas. “Yo apoyo el paro, pero necesito movilizarme”, comentó.

Negociaciones

Javier Bejarano, uno de los presidentes de cooperativas de taxis de Bluefields, anunció que ayer martes se trasladaría con una comisión a negociar con el gobierno central.

“No es posible que en El Rama el galón de gasolina valga cinco córdobas menos que en Bluefields, cuando los banqueros que llevan el combustible para ese puerto pasan por aquí (Bluefields)”, se quejó Bejarano.

Mientras tanto, la divulgadora de la Policía de la RAAS, inspectora Lorena Rosales, informó que han decomisado morteros, lanza-morteros, licor y puyas que usan los protestantes para pinchar las llantas de los vehículos.

Rosales advirtió que no permitirán alteraciones al orden público y que procesarán a los que realicen acciones vandálicas o impidan el tránsito de vehículos y transeúntes.

En Nueva Segovia, de las 60 unidades que confluían diariamente a esta ciudad ayer, sólo entra una ruta de los municipios de El Jícaro, Jalapa, Santa María y Dipilto.

En Matagalpa arreció la protesta con la inclusión en el paro de los transportistas de carga pesada, que han aparcado sus cabezales en el sector de Las Tejas, donde también están los buses de la cooperativa de la Cotrán Sur.

En el mercado central de Juigalpa se confirmó el desabastecimiento total de productos perecederos. El presidente de la Junta Directiva del Mercado, Miguel López, informó que desde el pasado fin de semana el precio de algunos productos básicos se disparó debido a la poca distribución, ya que los vehículos abastecedores no están entrando.

También se reportó la pérdida de 50 mil galones de leche, como consecuencia del paro de transporte en La Curva-La Gateada, ya que los acopiadores no pueden trasladar el líquido de las fincas de los productores a los centros de industrialización.