•  |
  •  |
  • END

Antes de enrumbarse a Perú a una Cumbre de mandatarios, el presidente Daniel Ortega reiteró la propuesta del Gobierno a los transportistas urbanos, interurbanos y de carga que hoy cumplen 11 días de estar en paro: No hay más que 50 centavos de dólar de rebaja por cada galón de combustible y los beneficios extras ya ofrecidos, pues Nicaragua, explicó Ortega, se sobregiró con el Fondo ALBA, contabilizado en unos 521 millones de dólares.

“Nosotros estamos librando una batalla en condiciones que requerimos de la conciencia y el espíritu cristiano de los nicaragüenses”, dijo ayer el gobernante durante su primera comparencia pública desde que inició el paro nacional de transporte. Ortega instó a los transportistas a restablecer las mesas de negociación, teniendo como mediador al cardenal Miguel Obando y Bravo.

Ortega valoró la ayuda que están proponiendo a los transportistas en 2,389 millones de córdobas. “Esta situación desborda nuestra capacidad”, insistió el gobernante, quien estuvo acompañado por el gabinete, sindicalistas y transportistas que llegaron a negociaciones satisfactorias con los delegados de Ortega en días pasados.

Controlar a los de carga

Las últimas negociaciones entre el ministro de Transporte e Infraestructura, Fernando Martínez, y los transportistas, se cancelaron luego de que Martínez excluyera de éstas a los transportistas de carga.

“¿Qué podemos hacer en una situación como ésta?: Si los transportistas de carga están de acuerdo conque les controlemos la tarifa y les controlemos las unidades, podemos hablar, pero yo tengo dudas de que ellos quieran”, dijo Ortega.

Con la ayuda de un mapa mundial, Ortega explicó las causas por las que los precios de los combustibles en Nicaragua son los más caros de Centroamérica: no hay un puerto en el Mar Caribe y consumimos poco respecto a Centroamérica. “¡Si no estuviéramos en el gobierno, no sé cómo estaría Nicaragua en este momento!”, se ufanó.

El Gobierno propuso llevar el combustible a precio de mercado hasta estaciones en las gasolineras de las cooperativas y la compra de repuestos a precio de costo. La iniciativa de ley para reformar el Presupuesto General de la República será enviada de urgencia a la Asamblea Nacional, pues 20 centavos de dólar de los 50 que subsidiará el Gobierno serán dados a través del Presupuesto. Los restantes 30 saldrán del Fondo ALBA.

“Mecanismos solidarios”

El gobernante propuso una serie de “mecanismos solidarios” que contribuirían a paliar este problema. Entre ellos, que operen tres mil taxis cada día y no los 12 mil que trabajan en la actualidad. “Si Managua necesita tres mil taxis, pónganse de acuerdo para que salgan de tres mil en tres mil y así ¡todos están ganado y no se pelean!”, recomendó.

Otro de los “mecanismos” es que no salgan tan seguido los interlocales de las terminales de buses. “Quien va a sufrir será el pasajero, pero hay que cooperar”, continuó el mandatario.

Su trayectoria “guerrillera”

Ortega justificó su ausencia durante el primero paro de su Gobierno, diciendo que “no es lo mismo acompañar a los transportistas en esta batalla con el petróleo a 33 dólares el barril, que con el barril a 125 dólares”.

Medios televisivos y radiales hicieron cadena ayer para transmitir el mensaje del gobernante, en el que también criticó a los cooperantes europeos “que condicionan la ayuda y han sido insensibles con el problema energético”.

“A partir del 90 que dejamos el gobierno por principios y lealtad a la población, yo me di a la tarea de defender al sector transporte urbano e interurbano. Y estoy orgulloso de esa batalla”, recordó Ortega, ahora desde su condición de mandatario sin recursos para enfrentar las demandas de los transportistas

Al fin explicó

El mandatario aseguró que los altos costos del petróleo son “pura especulación del capitalismo” donde las “transnacionales revenden el petróleo teniendo utilidades enormes”.

Por primera vez trató de detallar en qué se usan los Fondos del ALBA, una cartera de crédito alimentada por el 25 % de la factura petrolera que Nicaragua paga a Venezuela.

Según Ortega, el Fondo ALBA se gasta así: “207 millones 680 mil dólares para generar 120 megawatts que los hermanos de Venezuela no han condicionado; ocho millones de la primera fase de la refinería; 71 millones 874 mil dólares para programas de ALBA-Caruna, entre ellos las ‘Calles para el pueblo’, ‘Hambre Cero’ y ‘Usura Cero’”.

Así también, unos 36 millones para créditos del Banco del ALBA y del Bandes; 35 millones de dólares “para otros proyectos”; 21 millones 377 mil dólares para “fortalecer la producción agropecuaria”; los últimos 60 millones son para “fortalecer instituciones como el Bandes y ‘otros proyectos’”. En total, el Fondo ALBA es de 520 millones 526 mil 500 dólares.

Ortega aprovechó para anunciar que a inicios de junio viajará a Roma a otra Cumbre de presidentes, donde se tratará el encarecimiento de los alimentos.