•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS, RAAN

Los pobladores de las diez comunidades de Sandy Bay viven el peor momento de su historia, lo que no llega a compararse ni con lo vivido el pasado cuatro de septiembre, cuando el huracán Félix los golpeó con toda su furia de muerte y destrucción.

Una comisión de notables llegó a Puerto Cabezas el pasado martes, y ayer miércoles brindó una conferencia de prensa en la casa de gobierno regional para lanzar un grito de auxilio al gobierno central y a la cooperación internacional.

Steddy Spellman, uno de los líderes que encabezó la comisión, dijo a los medios de comunicación y a las autoridades regionales presentes que “la población aguanta hambre, porque la soya, frijoles y aceite que recibimos como parte de la ayuda no ajusta para el mes”, señaló.

A esto se le suma la plaga de ratas, murciélagos y zancudos que se ha desatado en estas comunidades, a tal grado que si la gente no muere de hambre podría morir de leptospirosis, de malaria o de una mordedura de murciélago, los que poseen un virus similar al del Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS), que desde que emergió en 2002 ha afectado a más de ocho mil personas y ha matado a más de 700 en todo el mundo.

“La poca comida que nos entregan la guardamos en baldes plásticos, pero al despertar vemos que los baldes han sido perforados por las ratas y que han jugado o devorado nuestra comida”, dijo Spellman.

Ante esta situación, muchas familias se ven obligadas a comer de lo poco que dejaron las ratas, corriendo el riesgo de enfermarse. Cada noche hay niños y adultos que son mordidos por los murciélagos, que apenas el sol medio se esconde salen a acechar a la población con sus filosos colmillos, y los que escapan de éstos no pueden escapar de los mosquitos.

Los líderes que llegaron desde Sandy Bay han dicho que la situación en esas comunidades es grave, y que urge la presencia del Ministerio de Salud, del Magfor, y que se lleve alimentos para la población que desmaya de hambre.

Vicente Pérez, otro de los líderes, demandó que finalice la veda de langosta y que se reabran a la pesca los Cayos Miskitos, donde varios cientos de personas murieron tras el paso del “Félix” el pasado 4 de septiembre.