•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

Un total de treinta y ocho personas originarias de varios departamentos del Pacífico y del centro del país, fueron deportadas por autoridades migratorias de México, donde se encontraban ilegales, e iban en busca del “sueño americano”.

A bordo de dos autobuses, los expatriados --29 hombres y nueve muje-
res-- llegaron en las últimas horas al puesto fronterizo El Guasaule, donde fueron entregados por representantes de las autoridades migratorias mexicanas a funcionarios de la Cancillería Nicaragüense y de la Dirección de Migración y Extranjería del Ministerio de Gobernación.

Efectivos policiales custodiaron a los deportados hasta sus lugares de origen. El comandante Danilo Narváez, jefe de Migración y Extranjería en los departamentos de León y Chinandega, dijo que esto es parte de un memorando de entendimiento entre México y Nicaragua para garantizar la repatriación digna, ordenada, ágil y segura.

El funcionario explicó que el grupo de deportados se encontraba indocumentado en los estados mexicanos de Chiapas, Veracruz y el Distrito Federal, entre otros, por lo que las autoridades de ese país adoptaron sus medidas migratorias correspondientes.

Los expatriados declararon que estarían unos meses en territorio mexicano para emprender el viaje hacia Estados Unidos de Norteamérica, en busca de conseguir un empleo, pero eso fue truncado porque las autoridades migratorias aztecas los sorprendieron sin documentos legales.

Debido al desempleo, cientos de nicaragüenses contratan a “coyotes” que les cobran jugosas cantidades de dólares y se arriesgan irse “mojados” hacia EU. Algunos tienen suerte y llegan a su destino, pero otros mueren de forma accidental o son capturados y deportados.

Para el comandante Narváez, ese propósito es peligroso, por lo que instó a reflexionar a las personas que intentan viajar ilegalmente hacia territorio norteamericano.

Dijo que durante los últimos cuatro viernes han arribado al país a través del puesto fronterizo El Guasaule más de un centenar de nicaragüenses deportados por las autoridades migratorias mexicanas, y se espera que los próximos viernes lleguen otros grupos de expatriados provenientes del país azteca.