•  |
  •  |
  • END

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, admitió ayer que “hubo una exposición grande al riesgo” al utilizarse armas de fuego durante los enfrentamientos con los transportistas, protagonizados en la comarca Las Maderas, municipio de Tipitapa.

Granera se refirió al tema durante una visita que hizo a los policías que resultaron lesionados durante las refriegas con los transportistas en los últimos días, y que se recuperan en el Hospital “Carlos Roberto Huembes”.

La jefa policial también dejó en libertad a 18 personas detenidas el pasado martes durante los disturbios en la comunidad Las Maderas, y ordenó que los protestantes que resultaron con lesiones graves como consecuencia de los disparos de bala de goma hechos por los policías, fueran trasladados al hospital de la Policía para una atención especializada.


Medidas correctivas
Granera confirmó que las armas de fuego que usa la Policía “no van a salir” cuando los agentes actúen frente a los disturbios. “Vos sabés que cuando te sentís atacado por una multitud son instintos de protección, de salvación, no sabés cómo vas a reaccionar. Por lo tanto, hemos dado orientaciones de que las armas de fuego no van a salir”, señaló.

La jefa policial informó que se están revisando las actuaciones de los agentes del orden de manera particular, para luego tomar algunas medidas correctivas al respecto. “Aquí quiero hacer una diferencia, de manera general creo que la actuación de la Policía es legítima dentro del marco de la ley, en cuanto que estamos obligados por la Constitución a garantizar el libre ejercicio de los derechos y las libertades de los nicaragüenses a circular por las vías de Nicaragua”, sostuvo.

Según Granera, han resultado con lesiones más de 40 agentes policiales, y los más graves son los que se encuentran en el Hospital “Carlos Roberto Huembes”. Uno de ellos peligra perder el ojo, mientras otro presenta un trauma cerrado en el tórax.

Libera a detenidos
Dentro del proceso de revisión de la actuación policial durante los hechos violentos en Las Maderas, la jefa policial dispuso entrevistarse personalmente con los pobladores de esa comunidad, lo que realizo la tarde de ayer.

Granera dijo a los pobladores y transportistas que se reunieron en el Centro Escolar de Las Maderas, que la jefatura policial está revisando la actuación de los agentes. “Queremos acercarnos y decirles que lamentamos la violencia porque la violencia deja heridos de ambas partes”, indicó, tras anunciarles que dejaría en libertad a los detenidos y que enviaría a los transportistas lesionados al hospital de la Policía.

La directora policial pidió a los transportistas que hagan sus protestas dentro del marco de la ley, y recordó que la Policía tiene la obligación de velar para que los derechos de otras personas no sean violentados.

Entre los heridos que están en el Hospital Alemán Nicaragüense y en el “Lenín Fonseca”, y que pasarán al hospital de la Policía Nacional, están Melvin González Ramírez, de 18 años, quien podría perder el pie derecho a consecuencia de un disparo hecho por la Policía. Miguel Ocón, de 16 años, también será trasladado al hospital policial, y según su mamá, Dominga Urbina, su muchacho recibió un disparo en el pómulo.

La jefa policial también prometió a los pobladores de Las Maderas que enviará equipos de sicólogos de la Policía, para que en conjunto con los padres de familia del lugar, atiendan a los niños que quedaron traumatizados por la violenta actuación policial.

“Estamos de luto, adoloridos y enardecidos con la Policía”, le dijeron los pobladores a la comisionada Granera, a quien agradecieron la visita.