•   Estelí  |
  •  |
  •  |
  • END

Más de 220 educadoras de los pre escolares comunitarios de Estelí anunciaron que a partir del lunes próximo, realizarán un paro indefinido de labores porque el Ministerio de Educación se niega a incrementarles el salario de quinientos córdobas que reciben mensualmente.

Ellas alegaban que lo peor de esta situación es que con ese dinero -que calificaron como “limosna”- no pueden ni para cubrir en un dos por ciento el valor que actualmente tiene la canasta básica. Además que reciben el dinero uno o dos meses después de concluir su trabajo. “Ya recibimos un dinero devaluado” dijeron varias educadoras suplementes y fijas.

Señalaron que a inicios del  año pasado el titular del Ministerio de Educación Miguel D’Castilla, asumió un compromiso de gestionar que se incorporara en el presupuesto de la república una partida especial en el 2008 para aumentarles el salario a las maestras comunitarias, pero todo se quedó en simples promesas.

Paro de labores y protestas

Eva Patricia Monzón y Jamileth Velázquez, señalaron que es hasta ridículo que el gobierno a través del MINED les entregue algo tan burlesco como quinientos córdobas al mes, ya que no existe equiparación con la importancia que tiene la educación preescolar en este y todos los países.

Las maestras demandan que haya un incremento de al menos mil quinientos córdobas en la ayuda., pues de no ser escuchada su demanda se irán a un paro de labores que culminará con una huelga generalizada e indefinida.

Aseguraron que este paro de labores irá acompañado de protestas, precedidas por marchas, plantones y otras acciones a fin de sensibilizar a nivel local y nacional a los funcionarios del Ministerio de Educación.

No pueden seguir así

De continuar esa situación una serie de apoyo en cuanto a materiales didácticos y capacitación que reciben de Noruega podría verse afectado.

Actualmente se encuentran dos docentes cooperantes de Noruega y escribirán artículos periodísticos a los medios de comunicación de su nación  reflejando la situación que atraviesan las educadoras en Nicaragua, a fin de recoger alguna ayuda para el sector.

En comparación con el salario que estas maestras devengan los quinientos córdobas que reciben las educadoras comunitarias es algo irrisorio.