José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

Dos legendarios ex guerrilleros del Frente Sandinista (FSLN), incluyendo a un General de Brigada en retiro, cuestionaron la decisión del presidente Daniel Ortega de involucrar al Ejército de Nicaragua en escenarios de conflictos internacionales, al alquilar un avión militar para trasladar de Quito a Managua, a dos mujeres acusadas de ser guerrilleras colombianas.

Dora María Téllez, ex comandante guerrillera, y Hugo Torres, ex combatiente sandinista y posterior General de Brigada del Ejército de Nicaragua, criticaron tanto las actividades comerciales de las Fuerzas Armadas, como la decisión de Ortega de enviar un avión militar para trasladar de Ecuador a Managua a dos jóvenes colombianas, que sobrevivieron a la ofensiva del ejército colombiano contra un campamento que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tenían instalado en Ecuador.

Esta semana, EL NUEVO DIARIO informó que el presidente Ortega alquiló un avión de la Fuerza Aérea Nicaragüense para trasladar de Quito a Managua, a Doris Torres Bohórquez y Martha Pérez Gutiérrez, dos jóvenes colombianas que estaban en el campamento al momento del ataque colombiano, ejecutado el pasado primero de marzo.


“Imprudencia política”

Según Torres, el debate sobre el asunto no es si es legal o no el que el Ejército alquile sus medios a la Presidencia, porque la ley no se lo impide.

“Lo malo es que el hecho en sí, es un acto de imprudencia política. Enviar un avión desde aquí hasta Quito, pudiendo utilizar líneas comerciales, no hace más que llamar la atención de la comunidad internacional respecto a cuál es la actitud que anima al Presidente de Nicaragua, de usar medios militares para apoyar a dos sobrevivientes a un acto de guerra, a las cuales se les atribuye pertenecer a fuerzas irregulares que son consideradas en amplios sectores de la comunidad internacional como organización terrorista”, dijo Torres, en retiro de la vida militar y en oposición al partido de gobierno.


Ortega amenaza a Ejército y a Policía
“Independientemente de que el Ejército no haga más que cumplir una orden, el presidente está arrastrando a una institución de mucho prestigio y cuya profesionalización ha costado tantos años consolidarla, a un escenario que para nada beneficia ni al Estado ni la imagen del Ejército”, observó Torres.

“Lo bueno y lo malo que le pueda ocurrir a las Fuerzas Armadas, igual que a la Policía, será bueno o será malo para la sociedad en su conjunto. Porque estas dos instituciones son factores de estabilidad interna en un país”, dijo el militar en retiro.

“Creo que desde que asumió la Presidencia, el comandante Ortega ha tratado de arrastrar a ambas instituciones, Ejército y Policía, hacia un escenario de identificación con intereses particulares de la opción política en el poder, que para nada beneficia al país”, dijo Torres.


Ejército en conflictos de intereses
Para la comandante guerrillera Dora María Téllez, la discusión no es si Ortega ofrece asilo o no a las dos mujeres sobrevivientes del ataque del Ejército colombiano a un campamento de las FARC en Ecuador.

“Eso es un derecho humanitario internacional, es legal, y la Constitución nicaragüense lo establece, lo criticable es involucrar al Ejército en una acción internacional ajena a los intereses del país”, expresó.

Aunque dice que la ley no le impide al Ejército alquilar sus aviones bajo órdenes del jefe supremo, señala que lo cuestionable es que se involucre al Ejército en acciones delicadas a nivel internacional, y, principalmente, a nivel nacional, en negocios reñidos con sus funciones de defensor de la soberanía nacional.


Negocios afectan imagen militar
“Yo soy de la opinión general, al margen del alquiler del avión, de que el Ejército no debería manejar más presupuesto que el que le asigna el Estado por medio de la Ley de Presupuesto General de la República”, opinó Téllez.

“Si alquilaron el avión o recibieron la orden de ir a Quito, no es la discusión, lo criticable es que el Ejército debería tener limitaciones. No es sano que el Ejército aparezca metido en escándalos de negocios como si fueran empresa privada”, dijo Téllez, citando otros casos donde se ha mencionado al Instituto de Previsión Social Militar del Ejército en litigios de tierra y conflictos comerciales.

“Aquí se menciona al Ejército en negocios de tierras, se les criticó recientemente con el cerro Mokorón, se les vinculó a litigios de tierras, se les señala en inversiones de energía hidroeléctrica y otras cosas. Insisto en que no es sano tener un Ejército manejando dinero fuera del Presupuesto General que les asigna el Estado”, dijo.

Respecto de la acción de Ortega de enviar un avión a trasladar a las jóvenes sobrevivientes, dijo que la situación era tan criticable, como cuando el presidente Enrique Bolaños mandó tropas a Irak a respaldar la invasión de Estados Unidos.