Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Dos de los 10 compradores internacionales más importantes de las empresas textileras de zonas francas nicaragüenses, decidieron cambiar sus órdenes de compra para Guatemala y Honduras, debido a que los furgones de carga y camiones de transporte pesado, han paralizado las exportaciones e importaciones en los distintos puertos del país.

“Nuestras operaciones están completamente paralizadas, no hay un solo contenedor que se pueda mover, y los compradores ya han empezado a retirar sus órdenes de compra, esto es lamentable”, dijo ayer el presidente de la Asociación de Agentes Navieros de Nicaragua, Carlos Pérez, quien se excusó de brindar nombres de las empresas.

“Hay dos compradores internacionales que forman parte de los 10 más importantes para Nicaragua, que ya decidieron pedir sus productos a otros países, sobre todo porque después de 10 días (miércoles) sin respuesta buscaron qué hacer para no afectar sus procesos ni a sus clientes”, agregó Pérez.

La situación del comercio internacional, estimó Pérez, “es muy delicada”, porque en la medida que avanzan los días el nombre de Nicaragua se traduce en problemas para quienes quieren realizar operaciones de compra o venta con el país.


Casi 4,000 contenedores
Indicó que en los diversos puertos y empresas navieras se encuentran varados entre 3,700 y 4,000 contenedores con productos de consumo y materias primas de suma importancia para el buen desarrollo de la economía.

“Sólo estas dos empresas que ya retiraron sus órdenes son capaces de mover al menos 250 contenedores de insumos y materiales para maquilas, es decir, son de las más importantes”, señaló Pérez.

Explicó que el mercado que suplen estos compradores son clientes ubicados en la Costa Este de Estados Unidos, y que en vista de que “la cosa va para largo”, pues mejor optaron por pedir los productos a otros países vecinos.

“La situación es verdaderamente grave, las importaciones y exportaciones están paralizadas, unos optan por pedir productos a otros países, algunos clientes consideran ya cerrar operaciones en Nicaragua, y entonces, estamos hablando de miles de personas que se van a quedar en la calle sin empleo”, manifestó.

Los transportistas de carga y camiones, se mantienen paralizados desde el pasado 5 de mayo, cuando sus colegas del servicio interurbano, intermunicipal y taxis, decidieron iniciar una huelga pidiendo rebaja en el precio de los combustibles.

“Vimos que el presidente (Daniel Ortega) no dio respuestas satisfactorias para las demandas de los transportistas, sobre todo a los de carga, que son con los que tenemos relación; y eso hace que las cargas y contenedores siga esperando en los diversos puertos”, dijo Pérez.


Camioneros elevan la parada
El presidente Ortega durante su mensaje a la nación del pasado miércoles, señaló que brindar algún tipo de subsidio a los transportistas de carga, era prácticamente imposible, porque se trata de un grupo de empresarios privados que tienen muchas ganancias con ese negocio, y que si acaso querían platicar sobre algún trato especial, tenían que aceptar que el Gobierno los regule, algo que puso en duda por parte de los agremiados en este grupo.

Sin embargo, ayer Roberto Delgadillo, dirigente del transporte de carga, elevó la parada a Ortega al indicar que estaban dispuestos a que el Estado regulara sus operaciones, pero que antes congelara el precio del diesel a 40 córdobas el galón.

El presidente de los Agentes Navieros dijo entender que existe un problema mundial relacionado con los precios del petróleo, pero exhortó a las partes a encontrar lo antes posible una solución inmediata al paro.

“Espero que el Gobierno y los transportistas encuentren puntos de coincidencia, porque el país está quedando muy mal con esta situación, y va a ser la gente más pobre la que al final va a terminar pagando las consecuencias con la pérdida de sus empleos”, concluyó.