•  |
  •  |
  • END

La Coordinadora Nacional de Transporte decidió suspender el paro que durante 12 días paralizó el país, como una repuesta a la decisión del presidente Daniel Ortega, de aumentar hasta en un dólar con 30 centavos el descuento en el costo del combustible que tendrán todos los sectores del transporte, pero los transportistas advirtieron que acudirán a todos los escenarios posibles hasta lograr que el transporte de carga, también sea beneficiado con el anuncio presidencial.

“Con el corazón rasgado, porque nuestros hermanos transportistas de carga fueron excluidos, tenemos que informar que levantamos el paro”, aseguró Antonio Betanco, líder de la Coordinadora Nacional de Transporte, quien confirmó que a partir de hoy pero de forma lenta, “se comenzará a normalizar la actividad económica del país”.

Los anuncios de Ortega, ante un auditorio de transportistas afines y organizaciones políticas del FSLN, como los CPC y movimientos universitarios, funcionarios de Estado y otros, fueron interpretados como el inicio de una contraofensiva contra los transportistas en caso de que no aceptaran la propuesta presidencial y desmontaran el paro nacional.

A esa percepción también contribuyeron las declaraciones públicas del titular del Mined, del dirigente de Anden y de los líderes estudiantiles universitarios, entre otros, que hasta ayer empezaron a sentirse molestos por la huelga y se declararon dispuestos a actuar.

Pero los transportistas que siguieron paso a paso la comparecencia de Ortega, advirtieron que así como se levanta el paro, también pueden llamar nuevamente a la protesta si el presidente Ortega no cumple con sus acuerdos.

“Ésta es una victoria que en la Coordinadora no podremos saborear hasta lograr que el transporte de carga goce del descuento”, aseguró Betanco, quien advirtió que acudirán a la Asamblea Nacional para presionar que la carga goce de los beneficios anunciados por Ortega.


Exigieron libertad de presos
Andrés Lara, también miembro de la directiva de la Coordinadora Nacional del Transporte, aseguró que la victoria alcanzada tras el anuncio presidencial no estará completa si no se logra la liberación de una cantidad aún no determinada de huelguistas que se mantienen detenidos en las cárceles policiales de diferentes departamentos.

Pero, además, aseguraron que presionarán a la Policía Nacional para que resarza los daños causados en las unidades de transporte durante la violenta represión ejecutada en la ciudad de León.


La propuesta de Ortega
La propuesta de Ortega consiste principalmente en adquirir el galón de diesel con un descuento de un dólar con 30 centavos, y según sus afirmaciones, la rebaja que entraría en vigencia hoy, garantizará que Nicaragua ofrecerá el combustible diesel de más bajo costo en la región centroamericana.

“Ya quisiéramos que las transnacionales que tienen años de hacer negocios, nos dieran el mismo tratamiento que nos dan en el ALBA, pero ellos prefieren quedarse con sus utilidades, las grandes utilidades que sacan los grandes capitales, en vez de tenerlas disponibles para amortiguar el transporte de la población. Todas las utilidades que sacan se las llevan”, afirmó.

La propuesta del mandatario señala que el galón de combustible será 3.15 dólar (60 córdobas con 80 centavos), inferior a los 3.79 dólares a que se vende en Honduras, a los 4.20 en Costa Rica, 4.22 centavos en Guatemala y a los 4.31 en EL Salvador.

Ortega no desaprovechó para arremeter contra las empresas transnacionales que distribuyen los derivados del petróleo.

Actores políticos como el doctor Edmundo Jarquín, dirigente del MRS, lamentó que el presidente Ortega se haya acercado a los reclamos de los transportistas hasta después de tanta violencia, destrucción y pérdidas, cuando pudo haberlo hecho antes.

Por otra parte, señala Jarquín, Ortega eleva la parada con un dólar arriba de su propuesta original de 30 centavos que saldrían de los fondos del ALBA, pero no explica de dónde saldrá ese dólar. Porque si lo va a sacar del Presupuesto General de la República, advirtió Jarquín, podrían estarse creando las condiciones para un futuro pleito de los transportistas con los militares, los policías, los salubristas y los educadores.

Ortega no ofreció ninguna concesión al sector carga, ya que estos transportistas tendrían que sentarse a negociar en mesas a partir del lunes para tratar de llegar a acuerdos sobre sus demandas.

“El transporte pesado nadie lo regula para que tengan la tarifa controlada, de modo que si va a recibir un beneficio, cuando hablamos de subsidio, sale del mismo pueblo”, señaló.


Transportistas contrariados
Roberto Delgadillo, presidente de la Asociación Nicaragüense de Transporte, visiblemente contrariado por la decisión de Ortega de excluirlos de los beneficios, no tuvo más remedio que aceptar la disposición de la Coordinadora Nacional de Transporte de suspender el paro, y vía telefónica orientó a todos sus socios comenzaran a retirar los camiones de los tranques.

Delgadillo anunció que la ATN sostendrá una asamblea general donde discutirán el impacto de la decisión presidencial, y que luego convocarán a una conferencia de prensa para informar sobre la posición del transporte de carga pesada.

El mandatario ofreció, además, la importación de 750 barras electrónicas para el transporte urbano colectivo de Managua. Dijo que a partir del lunes se instalará una mesa interinstitucional para continuar las negociaciones.

La propuesta de Ortega expresa que se importarán, además, 25 mil llantas, lubricantes y repuestos para buses, microbuses y mototaxis.