Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

Pocas horas antes de que los transportistas aceptaran la nueva oferta económica y desmontaran su paro nacional, al parecer el ministro de Educación, Miguel De Castilla despertaba de su letargo y se enteraba de que casi cuatro mil maestros de las zonas rurales no han llegado a sus puestos de trabajo, y que 120 mil alumnos no han recibido clases, debido al paro.

Pero a inicios de la semana se consultó al titular del Mined si la huelga estaba afectando al sector educativo, y éste minimizó la protesta diciendo que todos los maestros estaban llegando a los centros educativos.

De Castilla respondió que “debido a que los estudiantes viven cerca de las escuelas y en Managua el paro no era total, los maestros estaban dando clases. Sólo en ciertas escuelas rurales se les ha dificultado movilizarse a los maestros”, afirmó el ministro.

Ahora el discurso cambió y denunció que 28 contenedores con productos de la merienda escolar se encontraban varados en Corinto, y lamentó que los estudiantes de las zonas rurales no han recibido en once días la merienda escolar.

“La semana pasada, dos rastras intentaron ser secuestradas por las personas que están en los tranques y se orientó que (las cargas) retornaran a las bodegas. No íbamos a permitir que esos sacos con comida pudiesen ser asaltados. El problema es grande en las escuelas urbanas porque no ha llegado la merienda escolar y en las rurales la movilidad”, dijo De Castilla.


Aparataje estatal para desmontar paro
Casi a la misma hora, el diputado sandinista y dirigente sindical de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden), José Antonio Zepeda, hizo un llamado a los transportistas a permitir la libre circulación del transporte colectivo.

“Hacemos un llamado a los conductores para que no atenten contra la seguridad de los estudiantes, además de que no hay razón para subsidiar a los transportistas de carga pesada, porque se rigen bajo la contratación del libre mercado.”

“Les decimos a los padres de familia que sus hijos están perdiendo clases por la intransigencia de un sector de transporte que ya se salió de lo gremial”, expresaba Zepeda.

El dirigente de Anden afirmó que antes apoyaban la lucha del sector transporte, con el fin de de que subsidiara el pasaje del transporte colectivo y no se incrementara los gastos a la población.

“Si es necesario subsidiar al transporte colectivo, como ocurre en Managua, es para mantener una tarifa que no afecte tan drásticamente el bolsillo de los trabajadores”, dijo Zepeda.

El sindicalista expresó que el paro de transporte estaba afectando la movilidad de tres mil educadores, pues no se podían movilizar de las ciudades a las comarcas. Incluso se está afectando a los estudiantes internos de escuelas técnicas, porque tienen dos fines de semana que no van a sus casas.

Indicó que no se ha afectado el período escolar, porque las clases no se han suspendido. Las que más están siendo afectadas son las escuelas de las zonas rurales, y dijo que el subsidio que se les dé a los transportistas, vía presupuesto, no afectará los recursos destinado a educación.


Universitario saldrían el lunes a las calles
Mientras tanto, los universitarios también habían amenazado ayer con salir a la calles el lunes y demandar al transporte colectivo que permitiera la libre circulación.

César Pérez, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN-Nacional), catalogó como un show político la crisis nacional del transporte. “Es hora de que el gobierno, los diputados y los transportistas dialoguen y se busquen una solución a este problema”, había dicho el universitario.

Pérez afirmó que 80 mil universitarios podrían pedir un subsidio al transporte colectivo, sin embargo, lo idóneo es que el subsidio sea para toda la población, dijo el presidente de UNEN.

El dirigente estudiantil hizo un llamado a sus bases para que se presentaran el lunes a sus recintos e iniciar una lucha pacífica. Al preguntar sobre las medidas que optarían, Pérez respondió que la población ya conoce sus métodos de lucha, aunque dijo que no confrontarían a los transportistas (¿?).