•  |
  •  |
  • END

En un 40 por ciento podría elevarse el costo del transporte de carga, si el gobierno no presenta algo concreto y serio en la mesa de negociación que abrirá el lunes, mientras el representante del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) estima que en doce días de huelga se registraron pérdidas aproximadas a los 20 millones de dólares.

Roberto Delgadillo, dirigente de los transportistas de carga, señaló que hasta el momento el gobierno no ha planteado nada específico para su sector y mañana se sentarán ante la mesa de trabajo para saber cuál es su propuesta.

“Queremos saber qué es lo que nos tienen preparado o es que nos van a ‘facturar’ porque nosotros iniciamos el paro. La huelga de los transportistas se suspendió pero la lucha no ha terminado. Queremos agotar las pláticas, pero de no encontrar consenso podríamos regresar a la protesta o en última instancia tendríamos que incrementar el precio del transporte de carga en un 40 por ciento”.

De ser necesario, Delgadillo aseguró tener el respaldo tanto del sector selectivo como del interurbano, ya que con los actuales incrementos en los combustibles les resultaría imposible trabajar por los altos costos de operaciones y las ganancias son mínimas.
En espera del llamado

“Vamos a aceptarle la regulación del Estado al transporte de carga y con esto se darán cuenta que muchos transportistas, el 98  por ciento, saldrá ganando. Además sólo dos o tres empresas son las que tienen grandes beneficios, porque incluso les pagan fuera del país”.

El dirigente de los transportistas de carga dijo que aún desconocen donde y a qué hora se  abrirá la mesa de negociación, por lo que están en espera del llamado del ministro del transporte.

“Una opción aceptable sería que nos dejaran el precio del combustible igual como hicieron con el transporte interurbano y taxis con una rebaja equivalente a 1 dólar con 30 centavos. Según vayamos discutiendo veremos nuestras ventajas, pero todavía no tocaríamos tarifas. Queremos mucho a Nicaragua. No somos tan irresponsables para tomar medidas apresuradas”.
Estos comentarios fueron realizados luego de una reunión en el COSEP, en la cual ambos sectores expusieron sus preocupaciones y analizaron posibles soluciones.

No aguantaremos otra crisis

Por su parte, José Adán Aguerri, director de la Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), consideró que en 12 días de paro de los transportistas las pérdidas a la economía nacional rondan los 20 millones de dólares y que el país no está para aguantar otra crisis similar.

“Las pérdidas desafortunadamente se van a ir acumulando y se incrementarán. Recordemos que la caída de la entrega de ordenes para las empresas de zona franca ya no se podrán enviar. Desde el momento que no cumpliste con una orden el comprador busca satisfacer su demanda obteniendo ese mismo producto en otro lugar. El peligro está en que estas empresas en Nicaragua no logren recuperar a estos compradores. Al regresar a la normalidad ahora se debe volver a retomar las relaciones comerciales”, dijo el presidente del COSEP.

Por otra parte señaló que es difícil evaluar las pérdidas que significó en el área del turismo, y nuevamente hay que trabajar en la imagen de nuestro país.

“Siento que se debe buscar cómo trabajar por Nicaragua de una vez por todas, que nos concentremos en el tema económico, porque hay que empujar nuestra economía de manera seria y decidida con una política coherente, donde todos estemos claros de esa política para empujar en la misma dirección”.

“Ya tuvimos este impacto y estos doce días no podremos quitárnoslos de encima. Debemos aspirar a que ya no vuelvan a surgir problemas tan graves en este país, que no está en la capacidad de asumir una crisis más y en ese contexto tenemos que poner como Norte nuestra realidad y trabajar en función de esto poner nuestro esfuerzo”.

Considera que hay avance

Sobre la posibilidad de un aumento de costo de hasta un 40 por ciento, Aguerri dijo que ya hay avances como para que no se de un incremento de esta magnitud.

Entre los puntos que abordarán sobre los costos operativos, están que el cabotaje se haga a través de los transportistas nicaragüenses, las certificaciones que se deben hacer desde el punto de vista de la ley de precios y dimensiones, revisiones mecánicas, lo altos costos de la multas, además de los procesos sumados al precio del combustible. Por otra parte está el tema de los peajes municipales que algunos alcaldes ya se comprometieron a no cobrar.

“Esperamos que no lleguemos a tener esos impactos en la estructura de costos. Nos avocaremos para el transporte nicaragüense de carga sea competitivo y esperemos que los resultados de la negociación sean concretos y a corto plazo”, comentó Aguerri.