Ary Neil Pantoja y Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

A fin de evitar tensiones diplomáticas con Colombia, el Presidente de la República, Daniel Ortega, debería devolver al gobierno de Ecuador a las colombianas Martha Pérez Gutiérrez y Doris Torres Bohórquez, quienes enfrentan un juicio y una orden de captura en Quito, bajo sospechas de pertenecer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

Esta es la principal sugerencia que hizo este fin de semana el presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, el diputado liberal José Pallais Arana, quien además señaló que el traslado de las mujeres de Quito a Managua en un avión de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua, “es un favor de Ortega a los presidentes de Ecuador (Rafael Correa) y Venezuela (Hugo Chávez)”.

Ambas mujeres enfrentan, una solicitud de extradición de parte del gobierno del presidente Alvaro Uribe Vélez a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa.  “La participación del presidente Ortega en el asunto es un favor a Correa y al presidente de Venezuela, Hugo Chávez”, insistió Pallais, pero considera que “el favor le podría costar caro al gobierno y pueblo de Nicaragua”.

No habría ruptura, pero…

Ante la reacción del gobierno colombiano durante la Cumbre de Lima, Perú el pasado viernes, Pallais aconsejó al presidente Ortega regresar a Pérez Gutiérrez y a Tórres Bohórquez a la justicia ecuatoriana, a fin de evitarse mayores problemas con Colombia.

Pese a que no cree que el asunto llegue al rompimiento de relaciones diplomáticas entre Managua y Bogotá, Pallais señaló que los vínculos están “muy deteriorados” por el actuar del gobierno nicaragüense.

“Habría que esperar la nota oficial de Colombia y la respuesta de Nicaragua.  No creo que la cosa llegue al rompimiento de relaciones diplomáticas, pero evidentemente el gobierno de Nicaragua violó la buena fe en la que se basan esas relaciones”, expresó Pallais.

El diputado liberal insistió en la necesidad de pedir un informe al Canciller Samuel Santos particularmente para que aclare a petición de quién o de qué gobierno, Nicaragua accedió al traslado de las colombianas.

“No puedo decir si el presidente (de Ecuador Rafael) Correa está involucrado, pero evidentemente hay alguien grande (del gobierno ecuatoriano), metido en el asunto como para permitir que una aeronave militar de otro país entre a terrirotio ecuatoriano a sacar a dos personas que además con prófugas.  Hay muchas cosas que aclarar”, dijo Pallais.

Ortega muy oficioso

Por su parte Gonzalo Carrión, director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH, señaló que el asilo político está regido por el derecho internacional, y consideró muy polémica oficialidad del gobierno de Daniel Ortega en el tratamiento de las dos mujeres vinculadas a las FARC y buscadas por la justicia ecuatoriana.

“Lo más cuestionable de la acción fue traerlas en viaje exclusivo, utilizando un avión militar e implicando al Ejército de Nicaragua, afectando su institucionalidad. Definitivamente hay algo complicado y turbio en este asunto que no tiene razón, sentido lógico, ni político”, expresó el doctor Carrión, quien no consideró apropiado abusar de la confianza colombiana.

Señaló que la acción compromete innecesariamente al Estado nicaragüense y aumenta los roces con el gobierno colombiano con el cual ya tenemos el litigio territorial por las islas de San Andrés y Providencia.

“La acción abrió otro frente de pugna para el gobierno de Ortega, complicando la situación del país en problemas diplomáticos. Por el momento no recuerdo ningún otro caso en que el país se haya implicado en algo similar”, precisó el abogado del CENIDH.