•  |
  •  |
  • END

“No nos han avisado”, o “hasta las diez de la mañana comenzará la venta para taxis”, fueron dos de las excusas que les dieron en algunas de las estaciones Petronic a los taxistas que decidieron comenzar a trabajar a las seis de la mañana de ayer, casi 12 horas después de haberse anunciado el fin del paro de transporte.

“Eché sólo 100 pesos, que es un galón, para comenzar a trabajar, y me quedé con la reserva porque me dijeron que hasta más tarde. Se supone que si el hombre (Ortega) dijo ayer que nos iban a vender más barato, es una orden, no tienen nada que esperar, él lo dijo, ellos cumplen”, expresó airado el taxista Abraham Mejía a las ocho de la mañana.

La situación se regularizó en las estaciones de servicios tal como lo comprobó EL NUEVO DIARIO en un recorrido. Sin embargo, la molestia de los transportistas era evidente, pues había largas filas de taxis esperando ser atendidos en la única bomba que destinó cada una de las gasolineras.

“Están atrasándonos a nosotros y atrasando al pasajero, porque las otras bombas están despejadas, pero sólo aquí nos atienden, yo estoy comenzando, voy a echar 70 córdobas, y mire la fila que tengo que hacer, estoy palmado y ya estoy pensando cuando venga de nuevo a echar más gasolina, porque esto no me va a dar para el día”, comentó el señor Juan Pablo Picón, a la espera de su turno en la gasolinera Petronic Larreynaga, una de las estaciones de servicio más grandes de esta empresa.


Choques burocráticos
En la estación Larreynaga el atraso no era sólo por la gran cantidad de taxis que llegó a abastecerse, sino porque una sola persona estaba dedicada a hacer las facturas de compra que debían ser firmadas por los conductores, quienes a la vez incluían en la misma el número de placa y cooperativa a la cual pertenecen.

“Ellos dicen que es para tener orden en la venta, pero yo me pregunto cómo van a ordenar esto, si uno anda por toda Managua y trabajamos a pellizcos, echando de a poquito la gasolina, cómo van a ordenar a quién le venden y cuánto. A mí me parece que deberían abrir todas las bombas, si al final están haciendo facturas, pues que no nos atrasen atendiendo sólo en una bomba”, comentó Jorge Luis Blandón.

En otras estaciones como La Central y Petronic Bolívar no estaban facturando, sino que una persona estaba encargada de anotar los datos de los conductores, cooperativas y taxis.


Normalidad con buses
Los conductores de transporte colectivo no se quejaron por la espera, pues alegaron que tenían tiempo para cargar los tanques de combustible.

“Nosotros salimos con tiempo y estamos entrando de Rivas, así que nos toca salir como a las cuatro de la tarde, así que hay tiempo”, afirmó el ayudante René Mora, del bus interurbano que hace la ruta Rivas- Managua.

En la terminal de buses ubicada frente a la Universidad Centroamericana (UCA) -–donde salen los interlocales que se dirigen a Masaya y Granada-- el movimiento era poco, algo que dio tiempo a los transportistas para tomarse su tiempo de llenar los tanques de combustible.


Mismas tarifas
Para concluir, algunos usuarios de taxis manifestaron que pese a que el gobierno se comprometió a bajar el precio del combustible, el transporte selectivo continúa cobrando las mismas tarifas.

“Ellos no han bajado el precio de la carrera, quién va a regular eso, deberían, si son serios, dar una tarifa, para que los usuarios sepamos cuánto es lo que nos deben cobrar, porque si no, crearemos otros monstruos como los buseros, que hacen lo que quieren con uno y siempre los subsidian”, señaló la señora Ada Lucía Membreño.