•  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Francia donó hoy 300 mil euros, equivalante a 425 mil dólares a Nicaragua para apoyar la labor de emergencia en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), azotada por el huracán "Félix", el 4 de septiembre pasado.

El embajador de Francia en Nicaragua, Jean-Pierre Lafosse, hizo entrega de los fondos al representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas en Managua, William Hart, en un acto celebrado en el edificio de ese organismo.

El aporte de Francia será destinado para la compra de 356 toneladas métricas de arroz en el mercado local, precisó el PMA en un comunicado.

El PMA se encargará de la compra de alimentos y la distribución en beneficio de miles de afectados por el ciclón, agregó.

"Sabemos la magnitud del desastre que provocó el huracán Félix y de las necesidades de la población, por eso queremos ayudarles para que reciban una adecuada alimentación y mejoren su estado nutricional", declaró el embajador Lafosse.

El diplomático francés observó que "haciendo compras locales de alimentos (arroz en este caso) es una forma de incentivar el cultivo de la tierra" en Nicaragua.

El arroz formará parte de las raciones de alimentos que PMA en conjunto con el Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For) entrega a 88.000 personas atendidas por la operación de emergencia en la RAAN.

El PMA y el Mag-For están atendiendo los municipios de Puerto Cabezas, Waspám, Rosita y Bonanza, de la RAAN, en coordinación con el Sistema Nacional de Atención, Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred) y autoridades locales.

Hasta la fecha, el PMA ha proveído 1.000 toneladas métricas de alimentos para asistir a 137.000 personas en los cuatro municipios afectados por el huracán, que golpeó con categoría 5 el Caribe nicaragüense el pasado 4 de septiembre, detalló la institución.

Los alimentos son transportados por vía terrestre y acuática y hasta comunidades ubicadas en el litoral del mar Caribe, en los llanos y en el "Triángulo Minero" (Bonanza, Rosita y Siuna).

"Félix" causó destrucción de miles de viviendas e infraestructura comunitaria, contaminó las fuentes de agua, colapsó las letrinas y destruyó más de 600.000 hectáreas de bosque, uno de los principales recursos de donde obtienen alimentación las familias de la RAAN.

Las inundaciones que se produjeron destruyeron cultivos de arroz, maíz, fríjoles, musáceas, yuca y caña, y provocó la muerte de animales domésticos, dejando en situación de inseguridad alimentaria a las comunidades indígenas, mestizas y afrodescendientes que habitan la zona, advirtió el PMA.