Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Las nuevas restricciones y condiciones dictadas para el funcionamiento de los juzgados de Managua, violentan en alguna medida los derechos fundamentales de las personas, dice el director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Bayardo Izabá.

“Creo que el Poder Judicial, con todas las medidas que está tomando, puede vulnerar el derecho al acceso de la justicia, tanto a las personas acusadas de delito, como a sus familiares y a las personas que llegan a ejercer acciones legales para dirimir disputas o derechos”, expresó, criticando el anuncio de que implementarán la asistencia de tan sólo un familiar del acusado durante el juicio. Esto se suma a señalamientos contra el nuevo modelo de despacho judicial que han provocado protestas de los abogados litigantes.

Restringiendo derechos
Izabá comentó que las nuevas medidas recientemente anunciadas y que pretenden implementar en los juzgados, pueden estar restringiendo los derechos de las personas, comenzando con el principio de presunción de inocencia, donde todo procesado es inocente hasta demostrar su culpabilidad en un juicio, sin embargo, desde antes de dictar sentencia ya se le está castigando.

Según el director del Cenidh, efectivamente, desde el punto de vista emocional puede afectarse más a la persona procesada al negarle el apoyo familiar. Agregó que no se puede comparar con las restricciones de acceso en un hospital, donde lo que hay son personas enfermas y convalecientes.

“En un juzgado, si bien las salas son pequeñas --y aunque en determinados momentos las partes pueden solicitar que se restrinja la cantidad de público, dependiendo del tipo de casos, en especial los de violación--, el Poder Judicial, al negar la entrada de familiares estaría violentando el principio donde se especifica que los juicios son públicos, por lo que pueden entrar las personas que deseen”.

Obstáculos a la libertad de expresión
En el caso de la libertad de expresión, un elemento que ya se está aplicando es la obstaculización al trabajo periodístico, ya que a los comunicadores se les niega el parqueo de sus vehículos en la zona donde está ubicada la Dirección de Relaciones Públicas.

A esto se suma que los medios de comunicación deben pedir autorización para poder tomar fotografías en el complejo judicial.

Faltan condiciones laborales
El director del Cenidh recomendó que el Poder Judicial estudie la funcionalidad del nuevo modelo y valore las nuevas restricciones antes de imponerlas. Por otra parte, consideró un mejor acondicionamiento de los juzgados de Managua para que provean de mejor atención y seguridad.

“Si hacemos el contraste, es alarmante. Uno ve las enormes oficinas de los magistrados en la CSJ con sus elegantes edificios, luego vemos los paupérrimos juzgados, para darnos cuenta de que hay violación a los derechos laborales de los jueces y abogados que trabajan en pésimas condiciones, en locales semiacondicionados de lo que antes fue un centro comercial. Se ha gastado mucho en los complejos judiciales departamentales y no se ha visto un esfuerzo por los juzgados de Managua, donde se reciben el triple de causas en comparación con otros departamentos”, señaló.