Fermín López
  •  |
  •  |
  • END

La ocupación de 113 bultos de cocaína, con un peso total de tres mil 172 kilos y la no captura de los presuntos narcotraficantes obligó a las autoridades policiales y judiciales a proceder a la incineración de la droga a las diez de la noche de ayer.

Al acto de incineración asistieron autoridades civiles locales, Ministerio Público, Ministerio de Salud, Juzgados, Ejército de Nicaragua y Policía Nacional, como garantes de que la cocaína incautada fuera quemada.

El Jefe de la Policía Nacional en Bilwi, Comisionado Mayor Roberto Gonzáles, calificó la actividad como un acto sin precedentes a nivel nacional, debido a que en un término de 13 horas se procedió a la destrucción de la droga.

“Debido a la cantidad de droga incautada y la falta de local para almacenarla en primer lugar y el peligro que representaba dicho cargamento en manos de la policía, era indispensable proceder a la destrucción” señalo el Comisionado Mayor González.

La droga quemada la noche de ayer lunes es el cargamento más grande de cocaína que se ha logrado decomisar al narcotráfico internacional en el caribe nicaragüense.

Costas desprotegidas

El Comisionado Mayor González mostró su preocupación debido a lo desprotegido que se encuentra el territorio de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, en comunidades donde el narcotráfico y los grupos delincuenciales organizados aprovechan para hacer su agosto.

Entre las zonas más vulnerables se encuentran  la parte alta y baja del río Coco y los litorales, donde la presencia policial es casi nula.

Los tres mil 172 kilos de cocaína tendrían un precio en el mercado nicaragüense de 31, 722,200 dólares, en Estados Unidos 126, 888,800 y en Europa 253, 777,600 dólares, lo que la hace ser una mercancía apetecida por el crimen organizado.

Narcos se esfuman

Mientras transcurren las horas las posibilidades de encontrar o capturar a los ocupantes de la lancha tipo cigarrette donde se encontraron los más de tres mil kilos de cocaína, se desvanecen.

Desde el pasado domingo por la tarde, el Ejército de Nicaragua ha introducido tropas especiales terrestres y navales en un rastreo para dar con los presuntos narcotraficantes, pero hasta la noche de ayer no había señales de captura alguna.

Un magazín de fusil AK con 25 proyectiles encontrados en la embarcación indican que los ocupantes están armados lo que significa que no se dejarán capturar fácilmente y no se descarta la posibilidad de un enfrentamiento en caso de que llegaran a chocar con las fuerzas militares, dijo una fuente militar.