•  |
  •  |
  • END

Los chorotegas, nicaraos y otras tribus que habitaron lo que hoy es Nicaragua, cuya cultura parecía abolida, resistieron en silencio. Su lucha por ser reconocidos ha dado frutos y el Comité en Contra de la Discriminación Racial, adscrito a la ONU, pide al Estado de Nicaragua el reconocimiento de dichos grupos étnicos.

“El Comité exhorta al Estado parte, a que acelere el proceso de adopción de la Ley General de Pueblos Indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua, así como la creación de una Procuraduría Especial para los Pueblos Indígenas de esta región”, cita una de las recomendaciones.

De acuerdo con Rigoberto Mairena, especialista en derecho indígena y asesor de la Coordinadora Diriangén, ésta es la primera vez que en sus resoluciones sobre Nicaragua, el Comité impulsa a que el Estado de Nicaragua tome acciones en cumplimiento de la convención internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial.

Mairena afirma que en la resolución de 1995 no se tomó en cuenta a estos pueblos, porque Nicaragua argumentó que existían indígenas únicamente en el Caribe. Con base en esa experiencia, la Coordinadora Diriangén colaboró con el Comité y envió una serie de documentos que verifican la existencia de indígenas en el Pacífico, Centro y Norte del país.

“Con esta resolución se rompió ese esquema de la Nicaragua mestiza, y con esta resolución el Estado debe articular a diferentes niveles una serie de políticas, programas y reformas legislativas e institucionales para cumplir con la convención”, afirmó Mairena.

Nicaragua suscribió la convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial desde 1978.

De acuerdo con datos del Movimiento Indígena, en Nicaragua existen 24 pueblos de las etnias chorotega, nahoa, sutiaba y matagalpa. Más una decena de pueblos que no están organizados.

Según el censo de cada uno de los pueblos, existen 388 mil indígenas en el Pacífico centro y Norte del país, de los cuales 221 mil son chorotegas, 49 sutiabas, 20 mil nahoas y 98 mil matagalpas. Sumado a las comunidades indígenas y afro descendientes de la Costa Caribe, dan un total de 597 mil no mestizos que representan un poco más del 10 por ciento de la población nacional.

Pese a ello, los pueblos organizados se quejan de que en los censos nacionales no son tomados en cuenta, con base en la autoidentificación y ni siquiera son preguntados por los encuestadores.

La bandera de los pueblos en la aprobación de la Ley General de Pueblos Indígenas del Pacífico, Centro y Norte, establece la promoción de la identidad indígena, el reconocimiento de sus territorios comunales, de las organizaciones ancestrales y la promoción de la medicina tradicional.