María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

El informe final de las afectaciones ocasionadas por el incendio en el municipio de Rosita, confirma que fueron cinco mil hectáreas las que el siniestro arrasó en las comunidades Las Breñas, El Pollo, Risco de Oro, El Black y Waspado-Kukalaya.

Las comunidades en referencia, destaca el informe dado a conocer por el Instituto Nacional Forestal (Inafor), se ubican en la zona clasificada como de alta afectación, con más del 90% de los árboles tumbados en el bosque latifoliado, como consecuencia la devastación provocada por el huracán Félix en septiembre pasado.

Fue un incendio provocado por las quemas agrícolas, con algunas particularidades --dice el documento--, pues se originó en una zona de difícil acceso, carencia de fuentes de agua, altas temperaturas y fuertes vientos, lo que incidió en la creación de focos secundarios con alta frecuencia y obligó a cambiar los planes de acción.

“La eficiencia, eficacia e intervención oportuna del sistema establecido para la Prevención y Control de Incendios Forestales permitió obtener resultados satisfactorios, se logró proteger los ecosistemas naturales, impidiendo de esta forma el avance del incendio hacia la zona de la reserva de biosfera Bosawás, con la participación de la comunidades y organizaciones en el sitio”, destaca el documento.

El informe enumera una serie de recomendaciones, entre las que destacan una solicitud al Gobierno Regional y al Consejo Regional del Atlántico Norte, a emitir una resolución que prohíba el cambio de uso de suelos en el área de bosque afectada por el incendio y en el bosque tumbado por el huracán Félix, intensificar la campaña radial contra incendios forestales y dotar a las brigadas contra incendios de las herramientas necesarias para el control de los mismos en esa zona.