•  |
  •  |
  • END

Las FARC comunicaron este domingo la muerte el 26 de marzo por un infarto cardíaco de su fundador y máximo líder Manuel Marulanda (“Tirofijo”), lo que constituye uno de los peores reveses para la guerrilla colombiana desde su creación hace casi 44 años.

“El gran líder se ha marchado”, señala el documento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que anuncia también que Alfonso Cano asumirá el comando del más antiguo grupo alzado en armas en América Latina.

El anuncio se suma a la muerte del número dos de las FARC, Raúl Reyes, el 1 de marzo en Ecuador, a la de Iván Ríos, miembro de la cúpula de siete miembros de la guerrilla, y a la deserción de varios mandos medios rebeldes en los últimos meses.

El ministerio de Defensa había anunciado el sábado que tenía informes de inteligencia según los cuales Marulanda, de unos 80 años, había muerto el 26 de marzo de un ataque cardíaco, en el departamento del Meta (centro-este) cuando se realizaba una ofensiva en su contra.

El comunicado de las FARC fue leído el domingo por Timoleón Jiménez (“Timochenko”), uno de los siete miembros del secretariado de la guerrilla, al canal de televisión Telesur, con sede en Venezuela.

Jiménez hizo una emocionada evocación del jefe rebelde, que, dijo, recibió sepultura y el homenaje “de los millones de colombianos y ciudadanos del mundo que lo valoran y admiran por encima de la asquerosa campaña mediática contra las FARC”.

Marulanda murió “como consecuencia de un infarto cardíaco en manos de su compañera” y se le ha dado “honrosa sepultura”, añadió.

El ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín, dijo que con la muerte de Marulanda “desaparece un hombre que le hizo mucho daño al país”. “La guerrilla debe reflexionar y saber que su lucha es inútil”, añadió Holguín al reiterar su invitación a los rebeldes a que se desmovilicen.

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien había anticipado la información sobre la muerte de Marulanda en una entrevista con la revista Semana, aseguró este domingo que “las FARC están viviendo el peor momento de su existencia en 44 años”.

Santos aseguró que “por primera vez el final de las FARC está a la vista”. Según las cifras del Ministerio de Defensa, el número de combatientes pasó de unos 17,000 a comienzos de esta década, a unos 6,000 a comienzos de este año.

El sábado, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, aseguró en un acto público en Bogotá que su gobierno ha recibido “llamadas” de algunos jefes de las FARC que dicen estar dispuestos a entregarse y liberar a los rehenes, incluida la política colombo-francesa Ingrid Betancourt.

Las FARC mantienen en su poder a unos 39 rehenes, entre ellos la ex candidata presidencial Betancourt y tres estadounidenses, a los cuales pretenden canjear por rebeldes presos.

Por su parte, el canciller francés, Bernard Kouchner, consideró en Beirut que es una “muy buena noticia” las declaraciones del presidente colombiano de que las FARC podrían liberar rehenes, entre ellos a Betancourt.