•  |
  •  |
  • END

Rivas
Los servicios de llamadas nacionales y del área centroamericana, que presta la empresa Enitel, podrían verse seriamente afectados ya que la estación repetidora de microondas que dicha empresa instaló en una propiedad privada en la cuesta de San Juan del Sur, podría ser desmantelada en las próximas horas por los dueños de la propiedad, quienes como respaldo cuentan con un proceso civil que ganaron a la empresa de telecomunicaciones, y el cual fue ratificado por el tribunal de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia.

Los reclamantes del área, que ocupa desde 1985 la empresa de telecomunicaciones Telcor, ahora Enitel, son los hermanos Pedro Pablo y José Humberto Mendoza Pizarro, quienes el tres de febrero de 2002 introdujeron en el juzgado de Distrito Civil de Rivas una demanda por comodato precario, con la cual pedían recuperar el lote de 1,600 metros lineales por 12 de ancho.

En dicha área Enitel instaló la estación repetidora de microondas compuesta por una planta, dos antenas y una caseta destinada al cuidador. Sin embargo, los hermanos Mendoza Pizarro alegaron en el proceso que la empresa de telecomunicaciones realizó dichas trabajos en 1985 sin mediar contrato, y 17 años después decidieron recuperar el lote por la vía civil.

En el Juzgado de Distrito Civil de Rivas, la entonces juez de este despacho, Marianela Paredes, fallo el 20 de noviembre de 2002 a favor de la empresa de telecomunicaciones, al declarar sin lugar la demanda de comodato precario.

No obstante, los hermanos Mendoza Pizarro apelaron la sentencia en el Tribunal de Apelaciones de Granada, y los magistrados de la Sala Civil revocaron el tres de agosto de 2004 lo actuado por Paredes, y dieron lugar a la demanda de comodato precario.

Dicha sentencia provocó que la asesoría legal de Enitel elevara la causa a casación ante la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, y en dicho tribunal la empresa de telecomunicaciones también recibió otro golpe, ya que el 27 de septiembre de 2007 los magistrados emitieron una sentencia en que dejan firme lo actuado por los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada, y ordena a Enitel restituir el bien y quitar las dos antenas y la caseta en un plazo de 30 días.

Sin embargo, los hermanos Mendoza Pizarro alegan que la juez del Distrito Civil de Rivas, Jenny Chávez, no ha acatado la orden “porque se ha negado a entregar la propiedad y ya han transcurrido más de siete meses desde que los magistrados de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia emitieron su fallo”.

Agregaron que ante la negativa de la judicial, procederán ellos mismos a retomar la propiedad, y si la empresa quiere dejar su estación repetidora, tendrán que negociar con ellos.

Pie de foto:
José Humberto Mendoza Pizarro aseguró que este viernes se tomaron las instalaciones de la planta repetidora de Enitel en la cuesta de San Juan del Sur.