•  |
  •  |
  • END

Batahola Sur, del Distrito II, se coronó ayer en primer lugar dentro del certamen preliminar del concurso “Quién tiene las bolas más grandes”, que promueve en Managua la Alcaldía y consiste en recolectar basura reciclable.

El concurso fue visitado por el ingeniero canadiense Allan Summer, especialista en basura quien acompañó al alcalde Dionisio Marenco a entregar los premios a los ocho barrios que participaron en el concurso.

El segundo lugar lo obtuvo La Chureca, el tercero correspondió a Monseñor Lezcano. Los barrios seleccionados recibieron premios, entre ellos, canastas y electrodomésticos, que fueron entregados por el edil capitalino.

Diferenciar la basura
Marenco en declaraciones a EL NUEVO DIARIO dijo que la idea de este concurso se le ocurrió con la finalidad de comenzar a enseñarle a la población a clasificar la basura. Con este concurso la población va entrenándose en separarla, y, al final, “lo que recogeremos (con la recolectoras) será la basura que va al vertedero, que es materia orgánica”.

Dijo que también se le enseñará a la población, mientras se llevan a cabo los certámenes en los barrios, a hacer su propio abono orgánico en sus casas, “lo ideal sería que no saliera basura a la calle”.

Sobre la basura recolectada que ayer llevaron al concurso los ocho barrios que compitieron, Marenco dijo que eso lo venden a la compañía recicladora que compra plástico, y el dinero les queda a los ciudadanos que hicieron las bolas.

US$ 15 millones en exportaciones
Según estadísticas de Aduana, la basura reciclada y exportada el año pasado fue de 5 millones de dólares en plástico y 10 millones de dólares en bronce y cobre, incluyendo materiales que la gente se roba como tapas de los manjoles, medidores de agua potable, cables de energía y teléfonos, etc. El edil advirtió que se debe tener cuidado con la basura metálica “porque se puede estimular la robadera de cosas de bronce, ya que hasta se robaron cables de las antenas de transmisión de la Corporación y de Radio Nicaragua”.

Los canadienses que ayer acompañaron a Marenco al certamen en el Distrito II, le explicaron al edil que en Canadá vale más el papel que el hierro (sobre el caso de la basura reciclable).

En la actividad, el alcalde cambió a una gran cantidad de niños bolas de basura por balones verdaderos para que jugaran.