Heberto Rodríguez
  •  |
  •  |
  • END

Los abogados litigantes pusieron ayer en las “manos de Dios” la lucha que sostienen con los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), por la “imposición” del nuevo Modelo de Gestión de Despacho Judicial.

Casi todos los que están siendo investigados por los sucesos acaecidos la semana pasada en los Juzgados de Managua, participaron ayer en la homilía de la Catedral capitalina, la que esperaban fuera celebrada por monseñor Leopoldo Brenes, a quien le solicitarían su apoyo, pero Brenes no asistió.

“En la misma palabra de Dios está establecido, que no tenemos que andarle viendo la cola a nadie, si no hemos visto la nuestra. De aquí en adelante nos vamos a poner en manos de Dios, nuestra lucha va a ir en contra de la Corte Suprema de Justicia. Lo que pretendemos es restablecer la justicia”, señaló la abogada Glenda Orozco.

Nueve bajo proceso disciplinario
Al menos nueve abogados han sido notificados sobre la apertura de oficio de un proceso disciplinario en su contra. También la Inspectoría Judicial investiga si han sido sancionados antes.

Orozco es una de las abogadas que ha sido notificada, pero dijo no temer a las represalias que hay en su contra, pese a que hasta una denuncia existe en el Ministerio Público sobre lo sucedido en los Juzgados de Managua.

“Cuando uno está con Dios no debe temer. Es lamentable lo que ellos están diciendo de nosotros, pero hay que ver quiénes presiden la administración de justicia, son persona que no tienen la suficiente preparación”, expresó.

En respuesta, algunos de estos abogados anunciaron este fin de semana que denunciarán ante el Ministerio Público a varios magistrados de la CSJ por violación a la Constitución, prevaricato y usurpación y atribución de funciones.

Más de 15 mil abogados
Al respecto, Orozco manifestó: “Tenemos que demostrar a Nicaragua si realmente las instancias están para resolverles a los nicaragüenses o sólo están de adorno. Somos más de 15 mil abogados, no es cuestión de que sólo seamos 40, 30, pero de igual manera si sólo fuera un abogado el que protesta, tiene que escuchar y respetar la CSJ. Son derechos consagrados en la Carta Magna”.

Igualmente, el abogado Carlos Arroyo reaccionó ante las acciones que están tomando en contra de ellos.

“No nos amedrentan con el hecho de que nos manden a procesar, nos quieren suspender, si estamos suspendidos desde hace dos años que no administran justicia. Ya están amenazando a uno de los miembros del comité, que es el doctor Sergio Torres, a quien ya le notificaron que puede ser que lo manden a detener de un momento a otro”, sostuvo.

Llamado a la cordura
Sin embargo, Arroyo hizo un llamado a la “cordura” a los magistrados de la CSJ, a que resuelvan este problema con “responsabilidad, profesionalismo, y, sobre todo, como funcionarios públicos, que se deben a la población”.

Sobre la denuncia que se pretende realizar en el Ministerio Público, Arroyo indicó que se está analizando todavía esa posibilidad.

“Ahorita no podríamos adelantarnos porque hasta ayer (el sábado) nos notificaron de las acusaciones a las que nos estamos enfrentando, nos pretenden suspender del ejercicio de la profesión por estar reclamando justicia para el pueblo de Managua. Nicaragua necesita magistrados nuevos, sanos, sensatos, que administren justicia pronta y cumplida”, agregó.

Al Cenidh
Por su parte, el abogado Frank Icaza refirió que se están estudiando varias estrategias, “porque si ellos (magistrados) están actuando de esa manera arbitraria y muy represiva, nosotros también tenemos que defendernos”.

Icaza anunció que hoy se presentarán al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, (Cenidh), para “ampararse” contra estos “abusos y arbitrariedades”.

“Esto es una cortina de humo para tapar ellos la ineficiencia con que han actuado y la arbitrariedad al haber impuesto el modelo de despacho judicial. Lo que quieren es callarnos, reprimirnos, pero no lo van a conseguir”, concluyó.