•  |
  •  |
  • END

El Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, reveló ayer que los prisioneros de los hechos ocurridos en la finca “El Encanto”, ubicada entre El Tortuguero y La Cruz de Río Grande, en la Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS), estaban detenidos ilegalmente y por eso ordenó que fuesen puestos en libertad.

Centeno explicó que la investigación aún continúa, y por eso, personalmente, le pidió a la Policía que dejasen en libertad a los detenidos, porque ya tenían más de 48 horas de detención lo cual es ilegal y violatorio a la Constitución y a las leyes.


Rechaza versión del Cenidh
“No podemos acusar como locos a la brava, se tiene que llegar al fondo, pero eso fue una miniguerra, hubo disparos de uno y otro lado, según nuestras investigaciones, corroboradas con testigos, y no contaminadas por situaciones de emotividad de otras instituciones”, dijo Centeno.

Hay alguien que encendió la mecha, quien originó los primero disparos, quien ocasionó la situación de conflicto de confrontación y eso provocó que otro grupo actuara y comenzara la guerra, indicó el Fiscal.

Aunque declinó entrar en mayores detalles en torno a la investigación, afirmó que “hubo una miniguerra” con disparos de ambos lados, al tiempo que rechazó la versión que brindó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) a quienes señaló de figureo.

Informó que desde la semana pasada está reunido con la Policía Nacional y el Ejército, y tienen controlada bajo su competencia la investigación de los hechos ocurridos en la RAAS, y han realizado dos viajes a la zona adonde sólo se puede llegar por helicóptero.

Explicó que están analizando la posibilidad de exhumar los cuerpos de las víctimas, porque debido a las circunstancias en que ocurrieron los hechos no se efectuaron dictámenes médicos para determinar la causa de muerte y no existe prueba técnica.

Reconoció la necesidad de determinar qué tipo de armas se utilizó con las víctimas, y por ello es que pretenden exhumar los cuerpos, aunque considera que por ahora será difícil por el estado de descomposición en que deben estar.


No ha hablado con viuda
En relación con el testimonio de los sobrevivientes, informó que no han entrevistado a María Estela Sáenz, esposa de José Miguel Sáenz, quien pereció a balazos, junto a dos trabajadores de la finca el pasado 21 de mayo.

No hemos conversado con la esposa de uno de los muertos que denunció ante el Cenidh. Ninguno de ellos se ha acercado, estamos haciendo nuestras investigaciones de campo, y la forma como comenzaron los hechos, según lo investigado, es distintísima a lo que ha salido a luz pública, precisó Centeno.