•  |
  •  |
  • END

La Ley de Costas se aprobar á en junio si todo sigue marchando al paso que va, señaló el diputado Francisco Valenzuela, Presidente de la Comisión de Población y Desarrollo, quien destacó que ya se ha logrado un 95 por ciento de consenso entre las bancadas y sector privado con respecto a la misma.

Aún hay puntos, dijo el diputado Valenzuela, en los que no nos ponemos totalmente de acuerdo, como por ejemplo los límites de playa, pues el artículo 2 de la Ley Agraria de 1917 --que es el único vigente de dicha ley-- y establece, que no pueden enajenarse los terrenos comprendidos en una zona de dos kilómetros de longitud a lo largo de las costas de ambos océanos y a orillas de los lagos y ríos navegables en una longitud de ochocientos metros y las islas de los mares territoriales y de los lagos.

“Nuestra propuesta, la cual fue aceptada por el sector privado, es que se respete la propiedad privada legalmente adquirida. Hay leyes que abordan los linderos, como la Ley General de Medio Ambiente y la Ley General de Aguas, por tanto, nosotros no estableceremos linderos, lo único que dejamos claro es que las costas son de uso libre para los ciudadanos y no se puede construir en ellas por razones de seguridad a la población y protección a la vida marina”, señaló Valenzuela.


Particularidades
También dijo que cada playa tiene particularidades, por tanto, no puede atribuirse a una ley el establecimiento de espacios determinados.

“Hay casos como Salinas Grandes, donde no hay accesos a las playas, y allí se debe organizar los accesos de la población, no podemos nosotros por medio de esta ley establecer el diámetro de playa, porque cada una es diferente: no podemos decir 50 metros de playa se respetarán, si lo que tenés no son playas sino farallones, de manera que esto quedará en manos de los planes de ordenamiento de las municipalidades. Cada playa tiene características diferentes, todas son irregulares y se debe respetar la naturaleza”, afirmó Valenzuela.


Más allá del turismo
El diputado comentó que la Ley de Costas, si bien brindará seguridad a la inversión turística, va más allá, porque es una ley que tiene como objeto el desarrollo, la protección y el equilibrio ecológico, de forma que es una ley integral, no sólo turística.

“Estamos interesados en la inversión, y si hay un mil, dos mil o tres mil millones de dólares esperando por esta ley, pues bienvenidos sean, porque queremos que se aprovechen las costas de forma cualitativa y cuantitativa”, dijo el diputado Valenzuela.


Pagar exclusividad
Señaló que la opción para que los dueños de complejos hoteleros y turísticos puedan tener la playa sólo para sus clientes es que paguen a las municipalidades concesiones de exclusividad por períodos de 25 a 50 años de duración.

“En Cuba y en otros países hay playas exclusivas, pero esa exclusividad se paga, y el dinero que los hoteles aportan lo destinan para mejoramiento de playas públicas u otros proyectos, el canon lo regularán el Concejo y la Comisión Nacional de Costas, que estará integrada por el Instituto de Turismo, Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, los municipios y representantes de la empresa privada”, concluyó.


No más discusión
Una de las mayores discusiones en estos tres años, desde que fue presentada la Ley de Costas, en octubre de 2005, fueron las distancias que establecía desde la marea más alta. Los empresarios privados dijeron que esta ley les afectaba porque violaba los derechos de propiedad --en el caso de que las playas no tuviesen los 200 metros para el Pacífico o los 100 para el Caribe, o 50 metros para el caso de los ríos navegables--, pues se estaría invadiendo su espacio, el cual había sido comprado.