Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

La Coordinadora Nacional del Transporte confirmó que la próxima semana realizará una marcha con carácter nacional para demandar al gobierno la instalación de las mesas de negociación con el sector transporte en todas sus modalidades.

Y aunque no dieron una fecha para la realización de la protesta, representantes de ese organismo que lideró a inicios de este mes un paro de transporte que duró 12 días, detallaron que esperan movilizar hacia Managua cerca de cinco mil vehículos entre buses, cabezales, microbuses y taxis.

“Será una marcha que le truene”, afirmó Jorge Vidal Real, presidente de la Cooperativa Granadina de Transporte, quien respondió de esta forma a las declaraciones del Ministro de Transporte e Infraestructura, ingeniero Pablo Fernando Martínez, quien afirmó que en Nicaragua “existe libertad de expresión”, tras ser consultado sobre las amenazas de la marcha.

Martínez, entonces, explicó que los transportistas no tenían fundamento alguno para la realización de nuevas propuestas porque el gobierno estaba cumpliendo con el descuento al combustible y con las mesas de negociación, pero según Vidal Real, el gobierno abrió mesas de negociación sólo con los líderes de cooperativas de transporte que son políticamente afines al gobierno del presidente Ortega.


¿A otro paro?
Vidal Real afirmó que la Coordinadora Nacional de Transporte se encuentra en un proceso de reorganización. “Estamos en un proceso de recomposición y acomodamiento” pero después de la marcha, si no hay una repuesta gubernamental, estaríamos nuevamente preparando otro paro hasta obligar al gobierno a negociar con la Coordinadora.

“El problema es que el ministro Martínez no habla con nadie más que no sean los transportistas afines al gobierno”, señaló Vidal Real, quien negó que en las mesas técnicas que el gobierno abrió en los departamentos estén participando miembros de la Coordinadora, mucho menos de la Asociación Nicaragüense de Transportistas.

“El gobierno quiere hacer arreglos sólo con sus allegados y ese es el pecado”, según criterios de Vidal, quien asegura que el gobierno debe escuchar criterios diferentes para poder diseñar una política que ayude a enfrentar el problema generado por el encarecimiento constante del petróleo.

El presidente Daniel Ortega, el pasado 17 de mayo ofreció un descuento de un dólar con 30 centavos por galón para el sector transporte incluido el acuático, y dispuso de 61 estaciones de servicio donde los transportistas podrán adquirir con el descuento, los únicos excluidos de ese beneficio fueron los transportistas de carga.

Ortega también invitó a los transportistas a instalar mesas de trabajo interinstitucionales con el sector transporte, industria, comercio, empresas transnacionales proveedoras de combustible y otros, para elaborar propuesta que contribuyan a enfrentar las alzas en las importaciones de petróleo a Nicaragua.

Líderes del movimiento de taxistas por un precio justo también rechazaron las mesas departamentales, al señalar que existen temas que no pueden ser tratados por delegados de las instituciones de gobierno.

Allan Vargas declaró recientemente que la sostenibilidad del descuento de un dólar con 30 centavos, es un tema que no puede quedar en manos de delegados departamentales, y, por lo tanto, sugirió que deben instalarse las mesas sectoriales con carácter nacional para discutir como el gobierno pretende mantener el descuento.