Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN

El Juez suplente de Distrito Penal de Audiencia, Carlos Adán Molina, dio lugar a la acusación por asesinato contra el joven campesino Nelson Antonio Urbina, de 21 años, cometido por los soldados Daniel Martín Salinas Altamirano, Nelson Enrique López y Domingo Alvin Pérez Zamora, ocurrido la tarde del pasado domingo, en la comunidad Las Maravillas, en el municipio El Castillo, departamento de Río San Juan.

Los tres soldados fueron acusados por el Ministerio Público ante el Juez de Distrito Penal de Audiencia de San Carlos, quien dictó prisión para los encausados.

Según la comisionada Concepción Tórrez, segunda jefa de la Policía de la delegación departamental de Río San Juan, las investigaciones realizadas por la guardia operativa en el lugar de los hechos, arrojan que el occiso se encontraba ingiriendo licor en una pulpería de Las Maravillas, en compañía de Joel David Rivas López, cuando llegó a realizar compras el soldado Domingo Alvin Pérez Zamora, momento en que Urbina sacó un revólver calibre 38 y apuntó contra el soldado.

Refirió la jefa policial que de acuerdo con las indagaciones policiales, el soldado se retiró e informó del hecho a su superior Johnny Vladimir Garache, y se dispusieron ir al lugar, pero desarmados.

Según detalló la comisionada, Garache orientó a los soldados Salinas, Pérez y López, tomar sus armas e ir al lugar, pero Urbina se encontraba en una vivienda, hacia donde se dirigieron, y los cuatro soldados rodearon la casa, mientras lo persuadieron, pero el occiso comenzó a disparar. Ante el acto, el soldado Nelson Enrique López realizó dos disparos preventivos hacia arriba, y como respuesta Urbina disparó contra Garache, pero éste esquivó los disparos tirándose al suelo. Salinas Altamirano, al ver que Urbina no soltaba el arma, hizo dos disparos, uno de los cuales impactó en el costado derecho de Nelson Antonio Urbina.

La jefa policial dijo que en el lugar se realizaron siete entrevistas, se hizo una inspección en la escena, mientras se solicitó el dictamen forense, y fueron ocupados los dos fusiles, el revólver 38, un macho colorado y dos bestias más.