•  |
  •  |
  • END

Dolores Morales de 20 años, se convitió en una victima más de las lluvias provocadas por la tormenta trópical “Alma”, cuando una descarga eléctrica provocada por un cable que estaba haciendo contacto con el suelo y una parte del techo de la vivienda de su empleadora, Esmeralda Azucena Valenzuela Castillo, le impactó en la parte superior del abdomen, causándole un paro cardíaco.

El hecho ocurrió aparentemente a eso de las doce del medio día de ayer, cuando al parecer el muchacho debido a la humedad y a lo resbaloso del terreno sufrió un traspié y se enredó con un cable conductor de energía eléctrica que alimentaba un bombillo ubicado en la parte exterior noreste de la casa ubicada en el barrio Camilo II de esta ciudad.

Derrumbes en Carretera Panamericana

Asimismo debido  los fuertes y constantes aguaceros que azotan desde ayer al país, se reportó en horas de esta tarde, un peligroso derrumbe en la cuesta “La Gavilana”, ubicada a unos cinco kilómetros al sur de esta ciudad y sobre la carretera panamericana.

Miembros de la Dirección General de Bomberos se presentaron al sitio para despejar la vía separando tierra y rocas que cayeron sobre la calzada. La Policía de Estelí hizo presencia en el lugar para evitar cualquier accidente de tránsito ya que es una vía por donde hay gran circulación de vehículos de carga internacional, pasajeros y de uso particular.

Los bomberos y la Policía señalaron que la situación no pasó a más ya que el derrumbe no fue de gran magnitud y la circulación de vehículos en la carretera panamericana no se vio afectada ya que un carril de la vía no tenía ninguna obstrucción.

Autoridades se pronuncian

Por su parte, las autoridades del departamento de Estelí hicieron un llamado a los conductores de autobuses, así como de carga y de servicio particular a que tomen las medidas de precaución necesarias ya que en lugares la cuesta “Kukamonga”, ubicada en el kilómetro 171 de la carretera panamericana norte, donde también se dieron ligeros desprendimientos de tierra y rocas.

Según especialistas de la Dirección de Defensa Civil, estos desastres suceden debido a la sequía del año pasado y el prolongado verano de 2008 que provocaron que la tierra se secara al extremo, lo que hace que con un poco de lluvia sucedan los derrumbes.

Declaran alerta máxima

Debido a las constantes lluvias, los bomberos, la defensa civil, los socorristas y demás voluntarios de la Cruz Roja de Estelí se declararon en “estado de alerta máxima”, según informaron fuentes oficiales.

Las lluvias han durado aproximadamente treinta horas y por momentos las mismas son acompañadas por fuertes vientos, por lo que las autoridades miembros del Comité de Operaciones de Emergencia, COE, integrado por entidades públicas y organismos que prestan auxilio en momento de guerras se reunieron de emergencia para trazar un plan especial e igualmente mantenerse en estado de alerta máxima.

El COE presidido por el alcalde de Estelí, Pedro Pablo Calderón, dispuso los pocos recursos con que cuenta para respaldar a las poblaciones que puedan resultar afectadas con las lluvias.

Igualmente, la Dirección General de la Defensa Civil, ha orientado a las familias que viven en lugares proclives a inundaciones o derrumbes que tomen las medidas de precaución necesarias.