•  |
  •  |


Además de dos muertos, inundaciones, graves daños a la infraestructura del Occidente del país y peligros de deslizamientos de tierra, la tormenta tropical “Alma” se aleja de Nicaragua dejando una enorme estela de daños en las redes y sistemas de producción y distribución de los servicios de agua potable y energía eléctrica; y otra menor en los servicios de telecomunicaciones.

El servicio de energía eléctrica colapsó en un efecto dominó que inició a partir de las diez de la mañana, según informes de la empresa Unión Fenosa. La noche del jueves, sólo unas 11 mil 500 personas tenían electricidad en sus viviendas en el centro de la ciudad de León y en el municipio de El Viejo (Chinandega), de poco más de medio millón que habitan en ambos departamentos del occidente del país.

“Fue un desastre completo. De 33 circuitos que tenemos en Occidente sólo dos están funcionando. Uno en el centro de la ciudad de Chinandega y el otro en El Viejo, Chinandega”, dijo a las siete de la noche el Gerente de Comunicación de Fenosa, Jorge Katín.

Explicó que las afectaciones no sólo se registran en las redes de Disnorte y Dissur, las distribuidoras de Fenosa en nuestro país, sino también en las redes de transmisión de la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

Entre los circuitos inhabilitados de Enatrel mencionó el número 6050 que transporta la energía a La Paz Centro, el 6100 de Villa Nueva y el 6090 de Corinto.

Precisó que según el último informe preliminar de Fenosa, existen 35 postes caídos con sus redes y equipos en el occidente de Nicaragua. Sólo 17 se ubican entre Izapa y el empalme de León.

La producción de energía eléctrica también fue dañada, ya que la Corporación Eléctrica Nicaragüense (CEN) y la Generadora Eléctrica de Occidente S.A. (Geosa), quedaron aisladas y no pueden sacar su generación. La primera está ubicada cerca de El Velero y la otra en Puerto Sandino. En ambas zonas los postes y alambres están en el suelo debido a los fuertes vientos de Alma.

“Son 130 megavatios los que se están dejando de recibir y distribuir a los clientes, porque los cables están reventados y no se puede transportar la energía”, agregó Katín.

Otros daños menores se reportan en los sistemas de transmisión de energía en el sur del país, donde quedaron inhabilitados los circuitos número 3010 y 3020, que llevan el suministro a Masatepe y San Marcos, en Carazo. “En el norte del país, en las Segovias, están sin energía las zonas de Santa Clara y Jalapa”, agregó el funcionario.

Estimó que el servicio está suspendido completamente en estos lugares pero no se trata de daños graves “porque sólo se trata de alambres y postes”. En Chinandega hay cuatro cuadrillas de Fenosa para atender la zona, igual que en León, y para reforzar el trabajo explicó que enviaron otras 16 desde Managua.

“Cada cuadrilla incluye tres personas, vehículo, equipos y herramientas”, dijo Katín, al señalar que estos refuerzos “ya salieron hacia Occidente con los primeros 50 postes y una amplia red de cables, transformadores y equipos”.

Indicó que Fenosa suspendió el servicio porque está aislando las zonas de peligro. “La idea es cortar la energía en las zonas donde se cae el tendido, para luego quitar los cables. Defensa Civil nos pidió que, por precaución, empecemos las labores hasta el viernes por la mañana, y así lo vamos a hacer”, advirtió.

El ejecutivo de Fenosa pidió 48 horas de paciencia a los clientes para reestablecer todo el servicio en dichas zonas, aunque estimó que “el circuito que distribuye electricidad al Hospital de León es prioridad en nuestras labores”.

Divulgó este llamado porque el Centro de Operaciones de la Red (COR) de Fenosa, recibió poco más de un mil 200 llamadas telefónicas donde se reportan incidencias de última hora, y unas 800 son del occidente del país, “las que estaremos evacuando poco a poco, pero todo en cuestión de 48 horas”, reiteró.

La Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), informó que todo el occidente se encuentra sin servicio de agua potable por daños en las redes o falta del servicio de energía eléctrica. “Sólo hay agua en el centro de León, donde tenemos energía”, explicó Ruth Herrera, presidenta de Enacal.

Herrera explicó que los ingenieros de esa empresa anoche laboraban para activar el pozo “Rubén Darío” de León con una pequeña planta de energía eléctrica de emergencia, y evitar de esta manera el desabastecimiento.

Precisó que Chichigalpa, municipio de Chinandega, era una de las pocas zonas que tenía servicio en las horas de la tarde, pero al oscurecer explotó un transformador de energía y se sumó al desabastecimiento.

EL NUEVO DIARIO ayer también confirmó daños en las redes y sistemas de la Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones (Enitel), que sirve de forma exclusiva la telefonía básica y parcialmente la telefonía celular.

Varios clientes que habitan en los barrios ubicados en la periferia y entrada de León y Chinandega, reportaron la falta de tono en sus líneas de teléfonos fijos, y una gran mayoría reportó la suspensión de señal de telefonía celular a partir de las dos de la tarde.

Enitel evitó brindar informes o declaraciones al respecto, pero Movistar garantizó que en menos de dos horas habría reestablecido su señal. Al menos eso dijo Matías Señorán, Gerente de Comunicación e Imagen de Telefónica Movistar.

“Tuvimos una incidencia hoy por la tarde pero en dos horas será reestablecido el servicio. Se reportó en occidente baja en el servicio por problemas en los sistemas de esa zona. Un equipo técnico se fue de inmediato y está subiendo a las antenas para arreglar todo”, señaló Señorán.

El ejecutivo de Movistar informó dos horas después que estaba reestablecido el servicio y pedía a los clientes comunicarse para confirmarlo. “Ya se aumentó el flujo de tráfico y todo está normalizado”, señaló.

Explicó que los daños son mayores pero mediante redundancia en las antenas se pudo ampliar la cobertura de señal en León y Chinandega. Detalló que la fuerte lluvia inundó los centros de servicios de Movistar en esta zona, y por eso se decidió cerrarlas para guardar la seguridad del personal, los clientes y las instalaciones. “Pero el viernes vamos a abrir normalmente”, concluyó.