•  |
  •  |


Dos fallecidos y barrios, comunidades y carreteras anegadas en gran parte del territorio nacional, dejaron ayer las intensas lluvias y fuertes vientos provocados por la tormenta tropical Alma, que tomó por sorpresa a los nicaragüenses y golpeó las costas del Occidente del país, informaron autoridades de Defensa Civil del Ejército de Nicaragua.

Una de las dos muertes se produjo a causa de un accidente de tránsito, y la otra por una descarga eléctrica; Dolores Morales, de 20 años, originario de Estelí, murió electrocutado al hacer contacto con un cable caído a causa de los vientos.

La otra víctima es un pescador originario de Masachapa, departamento de Managua, quien, al parecer, murió al volcarse su lancha en el mar en medio de la tempestad, informó Defensa Civil. En las costas del Pacífico, en el mismo Masachapa, se reporta que cuatro pescadores están desaparecidos.

Alejandro Rodríguez, director ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), dijo ayer que la tormenta en horas de madrugada de hoy se convertiría en huracán, y durante una conferencia conjunta con Defensa Civil, decretaron alerta verde.

"Hemos recibido reportes del Centro Nacional de Huracanes (de Estados Unidos) informándonos que la tormenta tropical se había convertido ya en huracán", afirmó Rodríguez.

Según los pronósticos de Ineter, Alma podría entrar como un huracán en el Océano Pacífico y afectaría directamente los departamentos de León y Chinandega.