Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Gran consternación produjo en la opinión pública nacional e internacional la ostentación del presidente Daniel Ortega, quien continúa viajando en jets privados con capacidad para más de cien pasajeros, en un periplo intermitente y con destinos inciertos, sin que se sepa cuánto cuestan estos lujos y quiénes son sus patrocinadores.

El presidente Daniel Ortega y su comitiva oficial partieron el miércoles desde Montevideo, Uruguay, en un avión que “arrendó” en sustitución del Boeing 707, averiado por un camión de servicio en el aeropuerto Carrasco de la capital uruguaya.

“El avión presidencial del mandatario nicaragüense Daniel Ortega no pudo ser reparado a tiempo, y el jefe de Estado debió arrendar otra aeronave para regresar a Centroamérica”, confirmó el diario El País, de Uruguay, en su edición de ayer.

Sin embargo, desde que Ortega salió de Montevideo, el miércoles, se desconoció su paradero. Lo esperaban en la cumbre de mandatarios centroamericanos con Lula da Silva, de Brasil, en San Salvador, pero los diarios salvadoreños no reportaron su llegada.

Originalmente, el periplo de Ortega era Managua-Montevideo-San Pedro Sula-San Salvador-Managua, pues después de participar en el Foro de San Paolo, iría a una Cumbre del Clima en Honduras, y después a la Cumbre de los biocombustibles con Lula. De San Salvador volvería a Managua para estar en Jinotega hoy, viernes, y partir el fin de semana rumbo a Roma y finalmente a Teherán, Irán, donde lo esperan la próxima semana.

Al sufrir averías el Boeing 707 con matrícula de Mali que lo llevó a Montevideo, Ortega retrasó su salida de Uruguay, y desde que partió de allí, el miércoles, se desconoce su paradero. Sin embargo, la Secretaría del FSLN anunció que anoche arribaría al país y que visitaría a los damnificados por “Alma”. Pero también aseguraron que la entrega de las Casas para el Pueblo previstas para hoy, Día de la Madre, fue cancelada, así como el mitin “El Pueblo Presidente”, previsto en Jinotega para esta noche.

No se sabe si Ortega continuará su periplo a Roma y a Teherán, pues estos detalles de la agenda presidencial se han convertido en secreto de Estado, en otra excentricidad más de la pareja presidencial.


¿Quién paga?
¿Cuál de todos sus gobiernos amigos le facilitó este nuevo avión que lo llegó a recoger a Montevideo y a cambio de qué? ¿O realmente lo arrendó el propio Ortega? ¿Con qué fondos? Al respecto, hay un silencio oficial.

Otras agencias de noticias corroboraron que Ortega fue recogido por un avión que llegó “ex profeso” para trasladarlo a Centroamérica.

A nivel internacional, distintas agencias noticiosas y periódicos de todo el hemisferio, comentaron el reportaje de END de ayer sobre la ostentación presidencial, y especialmente una pregunta formulada por este diario: ¿Por qué Ortega y su comitiva oficial no pueden viajar en vuelos comerciales si es el mandatario de uno de los países más pobres de América Latina y no es ningún sultán petrolero? “Cuestionan a Ortega por uso de jets privados”, dijo El Excélsior de México, a título de ejemplo.

El Boeing 707 averiado en Montevideo tiene todas las trazas de ser el avión oficial del gobierno de Mali, pues tiene matrícula de ese país y es idéntico al avión de esa nación, visitada por Ortega hace un año, según un video disponible en Youtube (http://www.youtube.com/watch?v=k1bJ-yJTD54).


“Los paga con petrodólares”

Víctor Hugo Tinoco, ex canciller de Nicaragua, aseguró que viajar en jet privado no era moneda común durante la primera administración de Ortega, pues se solía viajar en vuelos comerciales. Sólo en algunas ocasiones países amigos facilitaban aviones privados para el gobernante, dijo Tinoco, quien intuye que el pago de estos aviones sale del fondo del crédito del petróleo venezolano.

Por su lado, la diputada Jamileth Bonilla, Presidenta de la Comisión de Asuntos del Exterior de la Asamblea Nacional, condenó los derroches de Ortega, pero dijo que de nada servía seguir condenando o emitiendo opiniones si no se encaminaban acciones para investigar al presidente Ortega en el abuso de los recursos del Estado.

Bonilla propuso crear una comisión que investigue el caso de los aviones, y agregó el caso de los carísimos arreglos florales con los que suele decorar la primera dama Rosario Murillo los actos públicos.

Por su parte, el diputado de la Alianza Liberal Nicaragüense, Ramón Macías, fue cauteloso y dijo que no se puede especular, aunque reconoció que el pago de aviones es un gasto excesivo, y se limitó a decir que “es lamentable”.

No hay vuelo gratis
El diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, José Pallais, también criticó el uso desmedido de recursos del Estado por parte del presidente Daniel Ortega, al rentar un avión para él y su familia en los viajes oficiales.

Pese a la crítica, Pallais se mostró indeciso en torno a la posibilidad de citar al mandatario nicaragüense ante el plenario de la Asamblea Nacional para que rinda un informe sobre el uso del “avión presidencial”, sobre el origen de la aeronave y a cambio de qué el gobierno de un país extranjero está facilitando el medio aéreo.


Jarquín en defensa oficiosa
Por su parte, el diputado aliado del Frente Sandinista, Agustín Jarquín Anaya, dijo que “no hay nada que aclarar en torno al avión”.

“Se trata de un préstamo, por lo que el Estado de Nicaragua no ha incurrido en gasto alguno”, aseguró.

A juicio de Jarquín, si el presidente Ortega asume algún compromiso con el gobierno que “facilita” el avión, todo acuerdo deberá ser refrendado por los diputados en la Asamblea Nacional. “Y que los nicaragüenses tengan la seguridad de que cualquier acuerdo que comprometa al país, la Asamblea Nacional lo rechazará”, expresó.


(Con la colaboración de Ary Neil Pantoja)