• |
  • |
  • END

Al menos cinco personas murieron y otras 81 resultaron heridas el viernes durante el aterrizaje de un avión que, con 124 pasajeros, se estrelló en una calle aledaña al aeropuerto internacional de Toncontín de esta capital.

El director del Hospital Escuela de Tegucigalpa, Tito Alvarado, informó en rueda de prensa que el nicaragüense Harry Brautigam, presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), murió por problemas cardíacos cuando era atendido en ese centro asistencial, luego del accidente de la aeronave. El BCIE tiene su sede en esta capital.

También murió el piloto de la nave, identificado provisionalmente como el salvadoreño César D'Anthonny, dijo el director del Hospital Militar de Tegucigalpa, coronel César Villalta.

La esposa del Embajador de Brasil, Brian Michael Fraser Neele, también murió en el percance. ''La señora Janneth Shantall murió en el accidente, y su esposo está hospitalizado e ignoramos sus condiciones de salud'', dijo un funcionario de la embajada de Brasil, Dennis Hernández.

Cuerpo de taxista sin recuperar

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, subcomisario Iván Mejía, dijo a la AP que ''existe otra víctima mortal bajo el avión, cuyo cuerpo aún no recuperamos y creemos que se trata del taxista José Romero, que quedó dentro de su carro''.

Mejía indicó que un nuevo recuento de heridos del accidente atendidos en diversos hospitales indicó que son 81. Antes reportó que 35 mujeres y 41 hombres estaban hospitalizados.

Entre los heridos se encuentran el copiloto de la nave Juan Artero, y un ex jefe de las Fuerzas Armadas hondureñas, el general Daniel López Carballo, según reportes hospitalarios.

La vocera del grupo TACA, Claudia Arenas, declaró que la nave siniestrada es un Airbus 320 que transportaba a 124 pasajeros aparte seis tripulantes.

La aerolínea informó que el vuelo 390 experimentó un accidente al momento del aterrizaje. La aeronave, un Airbus A320-233 con matrícula irlandesa EI-TAF, tenía 21.957 horas de vuelo y 9,992 aterrizajes.

El avión chocó contra el muro de una compañía al otro lado de la calle aledaña al aeropuerto sobre la que se desplomó. Allí aplastó al menos un automóvil, un taxi y una motocicleta.

El gerente general del aeropuerto, Carlos Ramos, declaró que ''se ha iniciado una investigación detallada sobre el accidente y aguardamos a evaluadores extranjeros que nos ayudarán''.

Alma incidió

Especuló en que ''pudo haber fallas humanas o técnicas que se agravaron por el clima''.

La tormenta tropical Alma ha provocado intensas lluvias en esta ciudad durante las últimas horas, en medio de las cuales ocurrió el percance.

Aún no existe un reporte final de fatalidades y heridos, pero Ramos expresó que ''gracias a Dios hay pocas víctimas mortales que lamentar''.

La aeronave salió de San Salvador hacia Tegucigalpa, seguiría su viaje a San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa y tenía como destino final Miami.

''Aterrizábamos... y, en ese momento, sólo escuché un fuerte golpe y ruido'', dijo Roberto Sosa, de 34 años, que venía en el avión.

Otra pasajera, Mirtila López, de 71 años, afirmó que ''el avión se salió de la pista, golpeó los cables de electricidad de la calle cerca y quedó en la ladera de un pequeño abismo''.

El presidente Manuel Zelaya dijo en rueda de prensa haber dispuesto que la próxima semana se usará la pista de la base aérea estadounidense Soto Cano, conocida como Palmerola, como aeropuerto comercial, especialmente para aviones grandes.

La base estadounidense queda a unos 64 kilómetros al norte de Tegucigalpa y tiene una pista de 2,700 metros de largo y 50 de ancho. La pista del aeropuerto Toncontín, en cambio, tiene casi 1,900 metros de largo y posee obsoletos equipos de navegación. El aeropuerto, además, posee colinas circundantes, que lo convierten en uno de los más peligrosos del mundo.

Toncontín fue construido en 1948 a una altura de unos 1,000 metros sobre el nivel del mar. Por las montañas que lo rodean, los pilotos deben hacer una empinada aproximación, y por la falta de luces en la pista tiene prohibido operar de noche.

En 1997, un avión de carga de la Fuerza Aérea de Estados Unidos C-130 se salió de la pista y luego ardió sobre una calle aledaña, en un incidente en el que murieron los tres tripulantes a bordo de la aeronave.

El accidente más grave asociado con el aeropuerto ocurrió en 1989, cuando un avión de una flota hondureña chocó contra una colina cercana, y producto del mismo murieron 133 personas.

También en sus inmediaciones se estrelló en 1998 un helicóptero durante labores de emergencia por el huracán Mitch y murió el alcalde de Tegucigalpa César Castellanos.

Segundo intento de aterrizar

"Fue un aterrizaje difícil por la nubosidad que hay en (el aeropuerto de) Toncontín. El techo de las nubes está bien bajo, el piloto intentó aterrizar por primera vez y tuvo que alzar vuelo", dijo García, quien viajaba en el avión siniestrado.

"En el segundo intento (de aterrizaje), vi que las llantas del avión tocaron la pista frente a la terminal, y era una señal de que se había comido la pista", añadió García a medios locales.

El aeropuerto de Toncontín de la capital hondureña, rodeada de montañas, es uno de los más peligrosos del continente, según los especialistas en aeronáutica.

Éste es el octavo accidente que registra la aerolínea salvadoreña desde 1959, aunque hasta este viernes, sólo en ese año en un accidente en Managua, y en 1998 en Estados Unidos se habían registrado víctimas mortales, de acuerdo al sitio Aviation Safety Network.

El crecimiento de TACA, que vuela a 35 destinos en el continente americano, de ellos a nueve ciudades en Estados Unidos, fue notorio desde que en 1997 adquirió el monopolio de las líneas aéreas comerciales del Istmo, tras unificar bajo su nombre otras tres pequeñas aerolíneas: Lacsa de Costa Rica, Aviateca de Guatemala y Aeronica de Nicaragua, convirtiéndose en la principal compañía centroamericana.