•  |
  •  |
  • EFE

Las compañías petroleras que operan en Nicaragua fueron emplazadas el martes por la comuna de la capital a pagar una deuda de 8,6 millones de dólares por matrículas de operación no canceladas en los últimos cuatro años.

El llamado fue hecho tras un fallo que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dictado la semana pasada a favor de la Alcaldía de Managua, reconociendo su derecho a reclamar el pago del impuesto a las petroleras, que aducían que la obligación no estaba contemplada en la ley.

La medida afecta a las petroleras Esso, Texaco-Chevron, Shell y Petróleos de Nicaragua (Petronic), las que alegaban que el tributo reclamado por el municipio está incluido en el denominado "impuesto conglomerado" que pagan al gobierno central.

La deuda inicial de las transnacionales era de 3,7 millones de dólares, pero la Corte de Justicia y la comuna, gobernada por el Frente Sandinista, les aplicó un saldo adicional por mora que cierra la deuda en 8,6 millones de dólares.