Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Managua-León
El Día Mundial del Medio Ambiente no tuvo un acto oficial en Nicaragua, pero fue inyectado de algarabía por los jóvenes de las universidades y estudiantes de secundaria comprometidos con la naturaleza, que dedicaron ayer largas horas a concienciar a las personas sobre la importancia del medio ambiente.

Jornadas de más de tres días culminaron ayer en la Universidad Nacional Agraria (UNA), Universidad Americana (UAM) y Universidad Politécnica (Upoli), con foros debates, conciertos y marchas a los que las autoridades gubernamentales llegaron como invitadas.

Guillermo Castro Marín, Decano de la Facultad de Recursos Naturales de la Universidad Nacional Agraria (Farena-UNA), manifestó que el Día Mundial del Medio Ambiente, más que una celebración, debería verse como una conmemoración luctuosa en honor a las más de tres mil especies de animales que desaparecen cada año de la faz de la tierra.

“Hoy es un día para recapacitar sobre qué hemos hecho a nuestro planeta y qué estamos dispuestos a cambiar para que el deterioro no se siga marcando, y buscar alternativas para revertirlo. Hay muchas señales de alerta a las que no debemos hacer caso omiso; las especies están desapareciendo a gran velocidad, a razón de tres especies por hora. Nicaragua no es la excepción, pues estamos perdiendo especies endémicas”, afirmo el decano de Farena.

Caminando por el
medio ambiente
El ingeniero Roberto Araquistain, Viceministro de Ambiente y Recursos Naturales, se sumó a la marcha realizada por los estudiantes de la Upoli la tarde de ayer, para concienciar a la población de Managua, y afirmó que no hubo un acto oficial, pero que los representantes de esta institución en todo el país relanzaron la campaña nacional de reforestación.

“El Día del Medio Ambiente es todos los días, porque es parte de nuestra calidad de vida, y a la vez es condescendencia con nuestros hermanos, porque haciendo buen uso de los recursos nos beneficiamos todos y principalmente protegemos a los mas pobres que siempre son los mas afectados por los estragos de los desastres naturales que se originan debido al deterioro ambiental”, afirmó el viceministro Araquistain.

Señaló que la educación ambiental esta avanzando en Nicaragua y ya se tienen tres libros editados, dos para primaria y uno para secundaria, a fin de instruir por medio de educación formal, pero también en conjunto con las universidades se está trabajando en educación informal casa a casa.

“Es importante que la juventud haya retomado esta celebración, la haya hecho suya, porque está siendo ejemplo para que se capte el mensaje de cuido y protección al medio ambiente que se resume a educación en la casa, educación en la escuela y educación en general”, expresó el viceministro.

La tierra de fiesta
Centenares de estudiantes de todo el país, así como representantes de distintas instituciones gubernamentales, empresa privada y organismos donantes, participaron en la VII Feria Nacional de la Tierra en la Plaza-Parque “Juan José Quezada”, en el centro de la ciudad de León.

Alrededor de 70 stands ubicados en el contorno de la Basílica Catedral de León y de la plaza-parque, ofrecerán hasta el sábado 07 de junio distintos productos y servicios, además, se contará con veladas artísticas y culturales, con bandas musicales, conciertos, venta de alimentos, conferencias magistrales, concursos de fotografía, el primer congreso de ciudadanía ambiental y la elección de los reyes de la naturaleza, con la participación de candidatos de varios municipios del país.

Las palabras de bienvenida en la inauguración de la feria que lleva como lema “Nicaragua frente a los cambios climáticos”, fueron ofrecidas por el alcalde Tránsito Genaro Téllez, y la invocación al Altísimo fue expresada por monseñor César Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León y Chinandega.

El presidente de la Feria, diputado Edwin Castro, señaló que la población en general debe cuidar nuestro medio ambiente. “Las catástrofes naturales en la región del Caribe y ahora en León y Chinandega, ponen al descubierto que somos vulnerables ante estos fenómenos, demostremos que podemos hacer algo por nuestro planeta, sembremos durante estos tres días 50 mil arbolitos, y sobrepasaremos los 10 mil árboles que fueron tumbados por la tormenta Alma”, dijo Castro.