•  |
  •  |
  • END

La elección del sacerdote Miguel D’Escoto Brockmann como presidente de la 63º Asamblea General de las Naciones Unidas, “es un enorme triunfo de la política y diplomacia de Nicaragua en el mundo”, dijo desde Miami, Estados Unidos, el canciller Samuel Santos.

“Nicaragua ahora ocupa un cargo a nivel mundial, de la máxima categoría: la presidencia de las Naciones Unidas. Por lo tanto es un orgullo para todos los nicaragüenses”, dijo Santos vía telefónica.

El canciller Santos señaló que D’Escoto lleva en cartera temas importantes como la democratización de las Naciones Unidas, la lucha contra el terrorismo, la soberanía alimentaria, la protección del clima, y la defensa de los derechos de la mujer y la niñez. “Temas que van en beneficio de toda la humanidad”, expresó.

Según la Carta de la ONU, la Asamblea General tiene entre sus funciones: “Examinar los principios generales de la cooperación en el mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales, incluido el desarme, y formular recomendaciones al respecto”.

Igualmente, “examinar toda cuestión relativa al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, y salvo que el Consejo de Seguridad ya esté ocupándose de una controversia o situación, formular recomendaciones al respecto”.

Así como también “examinar y aprobar el presupuesto de las Naciones Unidas y establecer las cuotas de los Estados Miembros”, entre otras atribuciones.