•  |
  •  |
  • END

Desarrollos Monte Verde S.A. (Demovesa), representada por Reynaldo Antonio Fernández Téfel, firmó un contrato el 25 de abril de 2006, con el consorcio Innicsa-D123 S.A., para que esta última administrara el proyecto de construcción de Residencial “Vista Verde”.

Días después, el 5 de mayo de 2006, Demovesa amarró otro contrato, esta vez con Obras de Ingeniería S.A. (Obrinsa), representada por Rodrigo Bosco Caldera Solórzano. Obrinsa se encargaría de la construcción, según el mismo documento.

Sin embargo, Demovesa adquirió el terreno usurpado a los hermanos Urbina Rivas, hasta el 1 de noviembre de 2006. Es decir, que todavía no era dueño “legalmente”, pero ya había definido las obras que ejecutarían para levantar el reparto.

Las irregularidades no terminan allí. La escritura número sesenta (60), con la cual se constituyó el consorcio Innicsa-D123 S.A., entre Inmuebles Nicaragüenses S.A. (Innicsa) y la firma Desarrollos 123, se elaboró el 8 de mayo de 2006.

O sea, 13 días después de que Innicsa-D123 S.A. firmara el contrato con Demovesa, para administrar la construcción de “Vista Verde”. Maritza Halleslevens Centeno, abogada y registradora auxiliar del Departamento Mercantil del Registro, certificó la escritura de constitución firmada por el teniente coronel Félix Palacios Bragg.

Consultamos vía telefónica a Roberto Gutiérrez Huelva, representante de Innicsa para la creación del consorcio, pero éste rehusó dar su versión sobre el caso: “Yo nada tengo que ver con eso. Quisimos trabajar en un consorcio y no se pudo, porque el proyecto ya no caminaba. Pero nosotros ya nada tenemos que ver. Yo no soy parte en ese problema. Hace más de un año que está paralizada esa cosa. Innicsa nada tiene que ver”.

(Con la colaboración de José Adán Silva y Luis Galeano)

MAÑANA:
IPSM: “Compramos de buena fe”, y empresarios preguntan: ¿Qué tiene de malo que el Ejército esté en el negocio?