•  |
  •  |
  • END

Desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense denunciaron el hostigamiento a balazos de que son objeto de parte de “tomatierras”, llevados por dirigentes del Frente Sandinista en el municipio de Siuna, y que mantienen ocupada la finca Santa Rita, de 495 manzanas, ubicada en la comarca Kuikuinita.

Los hombres, según Carlos González, dirigente de los afectados de la ex Resistencia, son dirigidos por Melanio Zamorán Miranda, líder del Frente Sandinista en la zona, quien ordenó la toma de la finca que desde hace años está a nombre de ellos.

El denunciante aseguró que los “tomatierras” que se encuentran armados, realizan disparos con fusiles AK en dirección a las casitas que los desmovilizados tienen en la finca. “Una parte de la finca está ocupada por nosotros y la otra por ellos”, señaló.

“Nosotros contamos con un título de propiedad que otorgó Alfonso Sandino cuando era intendente de la propiedad”, dice González, y asegura que el título fue ratificado por la doctora Mireya Molina, cuando fue intendente, y de nuevo ratificado por la actual intendente Yara Pérez.

González confirmó que interpusieron una denuncia ante el juez civil de Siuna, y éste resolvió a favor de la ex Resistencia, a pesar de ello, los armados que lidera Zamorán, apelaron ante el Tribunal de Apelaciones de Matagalpa, y éste también ratificó la sentencia a favor de la ex Resistencia.

Toma de hecho

“Como no pudieron apropiarse de la finca por la vía legal se la tomaron a la fuerza y permanecen en la propiedad”, afirmó González, quien denunció que existe una orden de desalojo en contra de los “tomatierras”, pero como pertenecen al Frente Sandinista, el juez de Siuna no quiere ejecutarla, “el propio juez me dijo que no la ejecutaría (orden de desalojo) porque había una orden de arriba para que no sacaran a los ‘tomatierras’”, aseguró González.

Relató que la semana pasada, cuando se dirigía a la finca, fue amenazado de muerte por un grupo de armados. “No podemos vivir en paz frente a este hostigamiento”, indicó, tras afirmar que tampoco pueden trabajar lo que les quedó de la finca, porque los armados lanzan el ganado a los siembros de frijol y maíz para que lo destruyan.

Otro caso

Pero la inseguridad jurídica que se está enfrentando también la sufren 19 familias que recibieron títulos de Reforma Agraria de la finca San Rafael, ubicada en la comarca Malakawás, en el municipio de Paiwas.

Armando José Bucardo Polanco, antiguo dueño de la finca, se confabuló con un líder de la ex Resistencia, Luis Manuel Ramos Herrera, conocido en las filas de la contra como “Perrón”. Ambos, según Justino González, falsificaron documentos y aparecieron reclamando la finca, logrando a la fuerza ocupar una parte. “Actualmente están en la posesión, pero la ex Resistencia también está en posesión de otra parte de la propiedad”, aseguró.

Hasta se hicieron “convergentes”

“Hemos agotado todas las instancias del Gobierno, instituciones de Derechos Humanos, la Policía, y nadie da repuesta a nuestras demandas”, afirmó González, quien explicó que hasta se unieron a la Convergencia Nicaragua Unida, “para ver si nos solucionaban el problema”, pero a la fecha, nadie quiere levantar la mano por ellos.

Varios crímenes impunes

El líder de campesinos, Justino González, recordó que, por la propiedad, en Río Blanco se han registrado varios crímenes y sus autores se encuentran en libertad, gracias a resoluciones que los jueces emiten a favor de “los matones”.

González ejemplificó con los casos de Justiniano Suárez Blandón, Teófilo Campos Solano, Jerónimo González Calero y Daniel Blandón, todos procesados en los juzgados de Río Blanco por una serie de delitos, pero cuando se presentaron ante el juez, renunciaron al jurado de conciencia y pidieron un juez técnico.

“El juez técnico Bernardo Morales resolvió dejarlos en libertad”, afirmó Cruz Aráuz Mendoza, quien resultó gravemente herido tras el ataque a balazos ejecutado por hombres que mandó Justiniano Suárez Blandón, antiguo dueño de la finca Bilampí, ubicada en la comarca Bilampí, del municipio de Paiwas.

“Todo mundo vio que fueron ellos los que dispararon, pero el juez simplemente los dejó en libertad”, reafirmó Aráuz Mendoza, quien resultó con más de cinco proyectiles en su cuerpo. “Yo estoy vivo porque soy un milagro de Dios”, indicó.

“Por esa sentencia presentamos una queja ante la Corte Suprema de Justicia, pero aún estamos esperando una resolución de los magistrados”, aseguró Justino González. La queja fue introducida el 27 de agosto pasado.

Uno de los liberados por el juez Bernardo Morales, fue el finquero Teófilo Campos Solano. A este señor se le atribuyó la muerte de René Urbina Mendoza, de 34 años, beneficiado con un título que lo acreditaba como dueño de la finca La Argentina, ubicada en Salto de la Olla, en Matiguás. En esa misma balacera ocurrida en enero de 2006, también resultó herido el ex Resistencia Marvin Maximino Jarquín Espinoza.