•  |
  •  |
  • END

El jefe de la Dirección de Doctrina y Enseñanza del Ejército de Nicaragua, coronel de infantería Róger Quant, calificó ayer como “casos aislados” los hechos en que se vieron involucrados seis soldados, cuyas actuaciones dejaron un saldo de cuatro personas muertas, tres en el de Bluefields y una en Río San Juan.

“Son casos que sucedieron uno tras otro, pero son totalmente aislados”, expresó.

Quant se basa en la formación educativa básica y militar de los soldados, quienes son formados en tres meses en la Escuela de Adiestramiento Básico de Infantería, ubicada en el municipio de Condega.

Hay baja escolaridad
“La gente puede pensar dos cosas: que tiene que ser un soldado con nivel de bachiller, que hable inglés y francés, que sepa mucho de psicología. No es eso lo que tenemos, tenemos un soldado de cuarto grado, con una educación de tres meses…”, dijo Quant.

También confían en los controles constantes a los que son sometidos los soldados del Ejército. No hay temor de que “casos aislados” se tornen comunes.

“No, porque no es el proceder del Ejército, somos muy disciplinados, el personal nuestro está bajo control permanente”, agregó Quant.

El controversial comunicado
Sin embargo, el pasado 21 de mayo, el Ejército emitió una nota de prensa donde anunciaba la muerte de tres personas durante un choque armado en una comunidad ubicada entre los municipios de El Tortuguero y La Cruz de Río Grande, del departamento de Bluefields.

Días después, familiares de los muertos denunciaron ante el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh), que había sido una matanza.

“No tengo mayor información de eso, porque estamos esperando que se pronuncie el Ministerio Público. Hasta donde tengo entendido todos son soldados, todos pasaron el curso de soldado en la Escuela de Adiestramiento Básico que tenemos”, sostuvo Quant.

No obstante, citó el manual de procedimiento en tiempos de paz, el que incluye el reglamento disciplinario del Ejército, específicamente en lo referido a la acción de seguridad interna los militares, donde “deben ser previamente esclarecido sobre la posibilidad de empleo del arma de fuego y estarán claros que podrán hacer uso de ésta siempre y cuando sea en legítima defensa”.

Hay que revisar manual de procedimiento
Según Quant, el Ministerio Público, antes de concluir su investigación, debe constatar si se violentó el manual de procedimiento, el que está apegado a la Constitución y a las Leyes.

“Sabemos que cuando vos tenés un enfrentamiento, en fracciones de segundo pueden pasar muchas cosas. Si un soldado se siente agredido, en inminente peligro, lógicamente que tiene que ir preparado”, manifestó.

El otro caso que involucra a soldados del Ejército se produjo el 25 de mayo en la comarca Mónico, del municipio de San Carlos, Río San Juan. Allí pereció Nelson Antonio Urbina, de 21 años.

Esta muerte tiene encendidos a los habitantes del lugar, quienes hasta han pedido que sea removida la base militar rural “La Maravilla”.

Dos de los soldados involucrados tienen prisión preventiva y el otro está retenido en la base militar.

Finalmente, Quant señaló: “Sabemos que no es lo mismo conducir un carro que andar un tanque. No es lo mismo andar un arado que un fusil. Y te vas a dar cuenta que en los próximos meses va a ser difícil que se dé un caso, espero que no se dé”.

Anualmente se gradúan entre 600 y 900 soldados en el Ejército. Los requisitos son ser nicaragüense, tener vocación militar, estar apto física y mentalmente. Tener una edad de entre 18 y 30 años, haber aprobado como mínimo tercer grado de primaria, el récord de Policía actualizado, certificado de salud, carta de recomendaciones de un notable de su domicilio o un miembro activo del Ejercito, entre otros.