•  |
  •  |
  • END

Un ciudadano muerto y otro lesionado de gravedad dejó el estruendoso vuelco de un cabezal y una rastra que transportaba más de 500 quintales de azúcar, hecho ocurrido en la Cuesta Kukamonga, en el kilómetro 171 de la Carretera Panamericana Norte, entre Estelí y Condega.

La persona fallecida fue identificada por las autoridades como Eliseo Díaz, de 28 años, quien conducía el armatoste que sufrió el accidente. Mientras que Bismarck Dionisio Briceño Ramírez, de 34 años, sufrió lesiones y golpes en las extremidades superiores, una herida en la rótula y otras partes del cuerpo.
Trasladado a Managua
Debido a su estado crítico de salud, este último fue trasladado del lugar de los hechos hacia el Hospital Regional San Juan de Dios, de esta ciudad, pero debido a su estado crítico, los médicos y enfermeras de turno lo remitieron a un centro asistencial de Managua.

Se conoció que tanto el muerto como el lesionado residían en el municipio madricense de Palacagüina. El subteniente Sergio Montoya, jefe de turno de la Dirección General de Bomberos de Estelí, informó que desde la madrugada de este martes, una fuerza especial operativa de la entidad junto a efectivos de la Policía se movilizó al lugar para rescatar a las personas afectadas y evitar que ocurriera otro accidente en la zona.

Eliseo Díaz sufrió un trauma craneoencefálico severo y lesiones graves, por lo que falleció cuando era trasladado del lugar de los hechos hacia el Hospital de Estelí.
Descanso a 20 metros de profundidad
Decenas de sacos de azúcar quedaron prensados entre los pedazos de chatarra retorcida y rociados por aceite y combustible que derramó el furgón volcado. El camión y la rastra, que quedaron destruidos por el impacto con el paredón y el consecuente vuelco y la caída en un abismo de 20 metros de profundidad, eran propiedad del señor Guillermo José González, residente en Palacagüina.

El azúcar era trasladado desde el Ingenio Santa Rosa, de la zona de El Viejo, en Chinandega, a la ciudad de Ocotal, en Nueva Segovia. Parte del producto, de la comerciante ocotaleana Ligia Varela, quedó esparcido en la vía y no permitía el libre tránsito por la vía Panamericana, por lo que bomberos y policías se dispusieron a despejar el área con la ayuda de personas que viajaban en vehículos de servicio privado y colectivo así como de personas que viven en zonas aledañas.