José Adán Silva y Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

El discurso del presidente Daniel Ortega previo a la visita de la misión oficial del Fondo Monetario Internacional (FMI) fue calificado como un mensaje hostil e inapropiado por el economista Néstor Avendaño, quien llamó al mandatario a moderar su tono contra la misión internacional por una causa real: Nicaragua es un país pobre que necesita de la cooperación internacional.

La semana pasada el representante-residente del Fondo en Nicaragua, Humberto Arbulú-Neira, reveló a EL NUEVO DIARIO que una misión de ese organismo financiero internacional vendría al país hoy a evaluar el cumplimiento del plan económico del país.

Además, anunció que la delegación incluiría en su agenda la revisión de una serie de préstamos millonarios que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) había realizado a la firma Tecnologías y Sistemas Sociedad Anónima y al Instituto de Previsión Social Militar, destinados a dos proyectos habitacionales sui géneris: uno de carácter partidario para allegados al partido de gobierno y el otro para la aumentar el flujo de recursos privados de la seguridad de los militares.

Limosnero y con garrote

Con ese contexto de fondo, y criticado el gobierno por irregularidades en el manejo de fondos públicos y falta de transparencia con la cooperación venezolana, Ortega apareció después de dos semanas de ausencia del país con un discurso duro contra el FMI y contra los medios que anunciaron la visita para hoy.

El presidente Ortega expresó el sábado pasado que si el FMI decide no firmar un acuerdo financiero con su gobierno por incumplimiento de algunos requisitos del plan económico, los nicaragüenses seguirían adelante con o sin el apoyo de ese organismo.

“El país tiene que caminar con el Fondo Monetario o sin el Fondo Monetario, porque riquezas tenemos en Nicaragua y de eso tienen que estar claros los señores del Fondo”, dijo Ortega en una actividad gubernamental con productores nacionales celebrada en la “Casa de los Pueblos”.

Nicaragua, según datos de la Naciones Unidas, es la segunda nación más pobre de América Latina, con el 47 por ciento de su población de 5.4 millones de habitantes viviendo en pobreza severa.

El mandatario dijo que incluso ya había hablado con el presidente venezolano Hugo Chávez y con su par hondureño Manuel Zelaya, para organizarse y pedir cooperación internacional en nombre de 40 países más pobres del mundo, para echar a producir la tierra y vender alimentos “a precios justos”.

En ese sentido, el economista Avendaño dijo ayer que el discurso presidencial no era adecuado a las necesidades reales y estado real de la situación económica del país.

Ortega olvida las inversiones
“Dice (Ortega) que el país puede avanzar con o sin FMI, con o sin donantes, con o sin amigos; otros pueblos pueden sobrevivir, pero en lo que no concuerdo con el señor presidente es que el país pueda avanzar con o sin FMI”, dijo Avendaño, .

“Yo invito al señor presidente, a que llame a sus consejeros y asesores económicos, y que le expliquen qué ocurriría en Nicaragua si el FMI declara algún día que Nicaragua incumplió su propio plan económico, porque por primera vez en Nicaragua tenemos un plan genuinamente nicaragüense”, reconoció el economista.

“Yo le quiero aconsejar al señor presidente, que no vuelva a decir eso, porque la cooperación del Fondo como tal es simbólica, muy simbólica, la cooperación del Fondo es apenas un poco más de 100 millones de dólares en tres años, pero los inversionistas extranjeros se mueven en función de los pronunciamientos mundiales del FMI”, observó el analista económico.

“Si el FMI declara que el plan económico de Nicaragua no es viable y que hay muchos riesgos económicos con ese plan, aquí no fluirá la inversión económica extranjera”, advirtió, comentando de paso que al presidente Ortega le motiva a hablar de esa forma su ideología política y su visión de la libre economía desde la óptica de un discurso del papa Juan Pablo II, que en cierto momento habló del capitalismo salvaje como una crítica a las injusticias del mercado.

INSS en agenda del FMI

Cabe citar que el FMI mantiene retenido un primer desembolso de 39 millones de dólares líquidos, que forman parte de compromisos de reformas estructurales a las que se ha comprometido Nicaragua para adquirir un préstamo de 111 millones de dólares a tres años.

Arbulú reconoció en mayo pasado que el organismo mantiene retenido el primer desembolso de 39 millones de dólares debido que el país no ha cumplido con el compromiso de aprobar una Ley Antifraude.

El FMI también ha expresado su preocupación por la espiral inflacionaria que afecta a Nicaragua y el manejo transparente de los fondos de la cooperación venezolana y los préstamos con fondos del INSS.

El gobierno tiene, además, hasta el 30 de junio para entregar el estudio actuarial sobre el sistema de pensiones vigente, documento incluido en el Programa Macroeconómico 2007-2008, capítulo IV, y su agenda complementaria en el capítulo V.

La misión llega hoy

Arbulú confirmó ayer a EL NUEVO DIARIO que un grupo de avance de la misión del FMI comienza a trabajar mañana y el resto empieza el miércoles 11 de junio.

Los miembros de la delegación son Luis Cubeddu (jefe de misión), Gabriel Di Bella, Greta Mitchell, Alonso Segura y Eva Jenkner.

“La misión avanzará en todo lo que sea posible para completar las discusiones para concluir la primera revisión dentro del programa”, dijo Arbulú.

El gobierno ha prometido mantener controlada la inflación para que no supere el 10 por ciento al finalizar 2008, a diferencia de lo ocurrido en 2007, cuando totalizó 16.88 por ciento, convirtiéndose en la tasa de inflación más alta de Centroamérica.

Opina otro economista

El gobierno de Daniel Ortega tiene poco de qué preocuparse en cuanto a la obtención de recursos externos por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), y sería muy alarmista decir que no se obtendrán, porque Nicaragua hasta el momento ha cumplido en los criterios de desempeño, explica el economista Adolfo Acevedo, asesor y miembro de la Coordinadora Civil.

Ortega, el sábado, durante una reunión con productores del país, como es de costumbre atacó señalando de serviles a quienes critican su gobierno por diversas irregularidades en su gestión, por lo cual algunos consideran la posibilidad de que el FMI no llegue a un acuerdo con nuestro país para continuar apoyándolo económicamente, y que sin ese dinero la nación podría colapsar. Así el presidente, en tomo despectivo, aseveró que Nicaragua “con o sin Fondo seguirá caminando”.

“La evaluación del programa de ayuda del FMI se guía principalmente por el cumplimiento de los compromisos adquiridos, y en general Nicaragua está al día con esto”, dijo Acevedo, quien consideró que a pesar de las palabras del mandatario, hay voluntad y mucho interés de seguir obteniendo los beneficios de instancias de ayuda internacional como el FMI, algo que es muy importante para nuestra economía.

El economista señaló que el único pegón podría ser la falta de aprobación de la Ley Antifraude Energético, pero ya en el nuevo Código Procesal Penal ahí existen a elementos y algunas medidas que se aplican en ese ámbito, por lo cual se puede decir que estamos en buen camino.

“Hay que recordar que el compromiso dicta que el gobierno deberá tomar medidas en contra del fraude energético, y éstas ya se están tomando. Eso es un punto a favor en el cumplimiento de ese acuerdo”.

Acevedo consideró que desde el punto de vista económico, la inflación, por los altos costos del combustible, ha afectado a todos los países por igual y que evidentemente es una preocupación del FMI. Así que se espera que en la próxima ronda de negociaciones el punto principal serán las medidas que tomará el gobierno nicaragüense para combatir el problema que cada día reduce el poder adquisitivo de la población.