María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) dio a conocer informe titulado: “¡Deja el hábito!” Guía de las Naciones Unidas para un Clima Neutro, con recomendaciones para que todos contribuyamos a la reducción del carbono, que es uno de los principales causantes del cambio climático.

De acuerdo con el informe para adoptar un estilo de vida que proteja el clima no es necesario hacer cambios drásticos o grandes sacrificios pues medidas tan sencillas como preferir un reloj despertador de cuerda a un reloj eléctrico permite un ahorro de 48 gramos de emisiones de CO2 por día.

La Guía de las Naciones Unidas sugiere también que existen muchas opciones pequeñas “sin excusas”, que juntas podrían reducir las emisiones diarias de alguien en Australia, Europa y América del Norte: lugares que históricamente han sido los que más han contribuido al calentamiento mundial, de 38 kilogramos a 14 kilogramos.

Y es que menos de la mitad de las emisiones personales provienen de cosas que están bajo el control de las personas, tales como cuánto manejamos y volamos y el consumo de calefacción y energía en nuestros hogares.

Si pretende comprometerse con disminuir sus emisiones de carbono opte por refrigeradores con un congelador con la calificación A++ pues genera alrededor de 130 gramos de CO2, menos carbono que uno comparable con calificación A-.

El cambio de bujías de regulares a ahorrativas no sólo le permitirá una disminución considerable en la tarifa de energía, sino que tendrá un doble efecto, pues las bujías ahorrativas producen cuatro veces menos emisiones de gas efecto invernadero.

El reto de los viajeros
El Pnuma y la Organización Mundial de Turismo (OMT) sugieren que la aviación y el turismo pueden contribuir hacia la transición de una economía de bajo consumo de carbono por medio del recorte de peso en el equipaje de mano, instar a los tour operadores a reservar los vuelos directos en vez de los vuelos con desvíos o escalas.

“Para los viajeros frecuentes, ya sea los empresarios que viajan en jet o los que buscan gangas para viajar durante los feriados, los viajes en avión son por mucho su contribución más grande al calentamiento del planeta, los vuelos de trayectos cortos producen alrededor de tres veces más CO2 por pasajero que por tren, mientras que la industria como un todo representa casi de 2 a 3% de emisiones mundiales de gas de efecto invernadero”, señala el informe.

Una opción es optar al momento de viajar por hacerlo en carro o autobús para viajar entre ciudades, al mismo tiempo, la innovación tecnológica puede ayudar a mejorar la eficiencia en el transporte de personas y bienes.

La Airbus, compañía fabricante de la aeronave súper jumbo A380, afirma que esta aeronave usa menos de tres litros de combustible por pasajero por cada 100 kilómetros. Mientras tanto, la Air New Zealand tiene planificado volar un avión con energía de biocombustible hecho de algas marinas.