•  |
  •  |
  • END

CHICHIGALPA, CHINANDEGA

Un total de 2,923 armas de diferentes tipos equivalentes a 10,522 libras fueron incineradas a la una de la tarde del lunes último en hornos especiales del Ingenio San Antonio (ISA) jurisdicción de Chichigalpa. En apego a la Ley 510, de Control de Armas, Municiones y Explosivos, personal del emporio azucarero incineró 946 fusiles BZ, 492 fusiles AK de fabricación soviética, 993 pistolas, 70 revólveres y 200 sub ametralladoras.

Además, dos lanzamorteros de 81 milímetros, 79 morteros artesanales, 24 placas bases para morteros, 2 lanza morteros de 75 milímetros, 36 lanzacohetes RPG-7, 11 ametralladoras y 9 fusiles de diferentes marcas.

La meta es derretir cada cuatro días en un período de dos meses un total de cien mil libras de armas. Se conoció que el método que utiliza Nicaragua es el mejor, en relación con el que se usa en los otros países de Centroamérica. En Belice, las armas son cortadas en piezas y lanzadas al mar. En Colombia y Costa Rica, son destruidas con aplanadoras. En nuestro país, el procedimiento para destruir armas ha sido aprobado por organismos internacionales y contribuye decididamente a la seguridad ciudadana.

Las armas convertidas en lingotes de hierro fueron incineradas por obreros del Isa ante la presencia del comisionado mayor Gregorio Aburto, enlace de la Policía Nacional con el Ministerio de Gobernación, el comisionado Pedro José Rodríguez Argueta, funcionario de la Dirección de Control de Armas de la Policía Nacional, y la juez de Audiencias de Chinandega, Rosario Ibarra Padilla, entre otros.