María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

Las reacciones ante la denuncia de abusos de Pedro Siles Duarte, fundador de la secta Misión Cristiana Independiente, dados a conocer por Tatiana Rothschuh corresponsal de EL NUEVO DIARIO en Río San Juan, no se han hecho esperar.

La licenciada Georgina Mendoza, integrante de la Coordinadora de ONG que trabajan con la niñez y adolescencia (Codeni), señaló que el caso no es aislado, pues son muchas las denuncias que se reciben sobre abusos de supuestos líderes religiosos que someten no sólo a sus seguidores, sino que atropellan la dignidad y vida de los niños, niñas y adolescentes que son acercados a estas “iglesias” por sus padres.

“El Código de la Niñez, en el libro segundo, capítulo dos, artículo 76, refiere que los niños necesitan protección especial cuando los tutores abusan o actúan con negligencia, lo cual es aplicable a este caso, pues por seguir con una religión, están exponiendo a sus hijos a situaciones riesgosas”, afirmo la licenciada Mendoza.

También la licenciada Mendoza hizo un llamado a las autoridades correspondientes, en este caso el Ministerio de la Familia (MiFamilia), a brindar protección especial a los niños de esta iglesia mientras se concluyen las investigaciones, pues de acuerdo con la denuncia interpuesta por un adolescente de quince años contra el guía espiritual de esa iglesia, los niños son amenazados con arma blanca en medio de los servicios religiosos.


De siete a doce años
Las autoridades están investigando las denuncias, dijo la licenciada Mendoza. De comprobarse los delitos de abuso sexual que se le imputan al fundador de la Iglesia Cristiana Independiente, éste podría enfrentar sanciones carcelarias que van desde los siete a los doce años.

“El nuevo Código Penal establece penas mucho mayores para los abusadores sexuales y es una manera de disminuir la violencia que impera en el país, donde lamentablemente vemos como algo común el maltrato a niños, niñas, adolescentes y mujeres. La violencia intrafamiliar está en ascenso, y como sociedad estamos comprometidos a comenzar a generar un cambio”, afirmo Mendoza.

Es importante destacar que los abusadores sexuales dentro de las iglesias son protegidos muchas veces por feligreses que terminan culpabilizando a las víctimas de supuestos coqueteos, comento la licenciada Mendoza, y raras veces las abusadas y abusados llevan hasta el final sus demandas de justicia por carencia de apoyo y recursos económicos.

Para concluir, enfatizó Mendoza, hay que frenar la violencia intrafamiliar que, según los datos de la Policía Nacional, se han incrementado, pues datos del año 2006 refieren que se recibieron en el
primer semestre de ese año diez mil 953 denuncias y en el mismo período en 2007 se incrementaron a 15 mil 42, de las cuales siete mil 381 eran faltas penales.